Emociones negativas y motivación

Todas las emociones son necesarias en la vida de las personas. Tanto las que se consideran positivas como las que se creen que son negativas. Las emociones, son emociones, y todas ellas tienen un fin: enseñarnos cómo estamos y descubrir si hay algo que debamos cambiar en nuestra vida o mantenerlo para seguir estando bien.

Todas las emociones nos dicen algo, pero además están conectadas con la motivación. ¿Cómo puede ser esto? Hay una nueva investigación emergente que conecta las emociones negativas con la motivación.

La ira ha sido, con mucho, la emoción principal explorada en esta área, y es una que se ha conectado repetidamente a alentar y motivar a actuar dentro de un escenario dado, pero se necesita más investigación.

Ira y felicidad

A Biswas-Diener y Kashdan (2014) se les ocurrió la idea de «totalidad», lo que nos anima a ver las emociones difíciles o negativas como parte de la imagen más amplia de la felicidad general. Nos indican que se necesita un cambio y que debemos actuar sobre el comportamiento negativo para crear el cambio que nos lleve a una mayor felicidad. Estos investigadores aconsejan que necesitamos canalizar nuestras emociones negativas de manera constructiva para abordar nuestras necesidades más profundas y buscar resultados positivos.

La psicología positiva de ‘segunda ola’ sigue una vena similar. Ivtzan, Hefferon y Worth (2015) determinan que este nuevo enfoque de la psicología positiva nos ve adoptando la adversidad, la incomodidad y las emociones negativas como un camino para construir una mejor capacidad de recuperación. Ven las emociones negativas como una parte importante de la vida espiritual y, al aceptar las emociones difíciles como la culpa o la ansiedad, construimos una conexión más profunda con quienes queremos ser y cómo queremos mostrarnos en el mundo.

emociones negativas

Emociones y motivación

En el área de la motivación, hay algunas investigaciones interesantes sobre cómo las emociones negativas pueden ayudarnos a alcanzar los objetivos de aprendizaje. La evidencia preliminar que analiza esta conexión ha sugerido que las emociones negativas como la ansiedad y el miedo en contextos académicos son perjudiciales para el éxito.

La investigación hasta ahora se ha centrado en la ansiedad ante los exámenes y cómo esto impacta negativamente en los resultados del examen. Investigaciones más recientes demuestran que esto es más complejo de lo que parece. Rowe, Fitness y Wood (2018) descubrieron que los estudiantes adultos percibían las emociones negativas como perjudiciales, en realidad tenían un impacto beneficioso en algunos escenarios. Los investigadores concluyeron que el papel de las emociones negativas es más complejo de lo que sugiere la investigación actual.

Es nuestra conciencia y comprensión de nuestras emociones negativas lo que puede llevarnos a tener los mejores beneficios en cualquier situación. Con una mayor comprensión, podemos utilizar aún más nuestras emociones negativas para ayudarnos a motivarnos a lograr objetivos y encontrar soluciones a los desafíos que podríamos enfrentar.

En este sentido, a partir de ahora deja de ver a las emociones negativas como algo malo en tu vida, míralas como un indicador que te muestra que hay algo que debes mejorar para poder encontrar el camino de tu bienestar emocional.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.