El sentimiento de culpa en las madres

mujer triste tras ruptura

No importa si tienes un hijo, dos o más… Es posible que tú también luches contra la culpa de madre. Es bastante habitual que las madres se sientan culpables por una cosa u otra. Puede ser por el exceso de trabajo, por la falta de él y de ingresos, porque piensa que no realiza bien la crianza, etc. Las prisas, la mala gestión del tiempo, la alimentación o el cansancio también pueden ser causas del sentimiento de culpa.

La culpa de madre nunca se irá del todo, siempre estará tu lado. Por ejemplo, quizá seas de las madres que tiene que pagar a una canguro para que recojan a tus hijos del colegio, o quizá lo hagan los abuelos o tu pareja… Pero un día que tienes libre y vas a recoger a tus hijos, ¡su cara de felicidad no tiene precio! Y al mismo tiempo sientes una punzada en tu corazón de culpa.

Las culpas

También pudiste sentir culpa por no amamantar a tu bebé, por dejarlo pronto para ir a trabajar, por no haber podido hacerlo por cualquier motivo médico… O quizá te sentiste mal con tu cuerpo cuando tu bebé tuvo que nacer de manera prematura, o ¡ni qué hablar de cuando empezaste a trabajar y dejaste a tu bebé en la guardería! La culpa de nuevo, estaba sobre tus hombros.

Dejar a tus hijos al cuidado de una niñera cuando tienes que trabajar y están enfermos… son momentos que te hacen sentir mal porque sientes que eres tú quien debería estar a su lado y no otra persona.

Es posible que tengas estos sentimientos y que de algún modo te obsesiones en silencio por tus defectos como madre… quizá se lo cuentes a una amiga en un café mientras te sientes culpable por no estar con tus hijos en ese momento y te sientes egoísta por disfrutar de un momento a solas con una amiga.

madre e hija hablando

Erradicar la culpa

Es necesario erradicar esa culpa que te atormenta. Estar en casa todo el día con tus hijos tampoco te haría sentirte mejor, ¡encontrarías otros motivos para sentir culpa! Ya sea que te quedes en casa con tus hijos, que salgas ahí fuera para perseguir tus ambiciones profesionales, que trabajes desde casa… la culpa de madre siempre te perseguirá y es necesario aceptarla y saber gestionarla correctamente para que no intoxique tus emociones.

No pierdas los momentos con tus hijos, ni tampoco pierdas de vista quién eras antes de ser madre… Porque esa mujer es importante que siga en pie. Cuando sientas que la culpa se apodera de ti de nuevo, recuérdate que tener un trabajo que te gusta te hace sentir bien, te hace ser productiva para ti, para tu familia y para la sociedad, te convierte en mejor madre. Con más o con menos tiempo, lo que importa es aprovechar al máximo cada momento con tus hijos.

No olvides que cuidarte no es malo y no tienes que sentirte culpable por ello. Eres madre, mujer y una luchadora cada día de tu vida. ¡Un gran ejemplo para tus hijos!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.