El poder de los abrazos, una importante muestra de amor

Los abrazos son una expresión de cariño entre las personas y una muestra de amor entre las parejas. Aportan incomparables beneficios físicos y psicológicos y son un tributo a ese mundo personal donde el contacto y el calor del otro va más allá de nuestra ropa y nuestra piel para aportarnos equilibrio y placer. Así que, detente un momento a pensar en ello: ¿Cuántas veces al día abrazas a tu pareja?

¿Desarrolláis entre vosotros ese lenguaje no verbal imprescindible en toda relación? Las caricias, los abrazos, los gestos, las miradas… son partituras llenas de música que dan vida a nuestra existencia; son básicos y debemos ejercitarlos siempre que podamos.

Son muchos los estudios que se han realizado respecto a este tema. Basta con indicar por ejemplo que el índice de rupturas es mayor entre parejas donde uno de los miembros no expresa esta cercanía física, pues el afecto parece “descompensado” y uno de ellos siempre necesita en mayor grado esos abrazos o esas caricias. Es más, existen claras evidencias que demuestran que aquellos niños que han sido criados y educados en orfanatos y no han podido crecer con el contacto físico de sus padres maduran con graves carencias afectivas que derivan a menudo en determinados problemas psicológicos y sociales que dificulta su integración.

Así pues, es más que evidente la necesidad de comprender que este lenguaje no verbal de caricias, abrazos y miradas, es imprescindible para que una pareja prospere y se enriquezca en su relación.

Beneficios de los abrazos y las caricias

  • Un sencillo abrazo disminuye nuestros niveles de estrés de un modo muy significativo. Es un instante de serenidad y de complicidad entre la pareja que regula nuestra ansiedad.
  • Nos aportan seguridad y protección.
  • Se comunica positivismo, cuidado y afecto.
  • Mejoramos nuestro estado anímico.
  • Se regula nuestra presión arterial.
  • Lo creamos o no, los abrazos, las caricias, mejoran también nuestra memoria: ese estado de tranquilidad provoca que se segreguen una serie de neurotransmisores que asientan nuestros recuerdos. No hay nada mejor que un instante de tranquilidad para que nuestras emociones aseguren cada pensamiento.
  • Aumentan nuestras endorfinas, esas aliadas que segrega también nuestro cerebro a nivel de la hipófisis dándonos esa sensación de placer y calma.

La necesidad del contacto físico

Los abrazos, las manos, los dedos, la tibieza de una caricia son estímulos que activan de inmediato nuestro cuerpo enviando mensajes de a nuestro cerebro, a través de los múltiples receptores que tenemos en nuestra piel. Debemos saber también que nuestro cerebro es una máquina bien afinada e inteligente; es él quien nos recompensa cuando hacemos algo bien. Una caricia o un beso lo juzga como gratificante, igual que hacer deporte, y nos regala con una buena cantidad de endorfinas repartidas en nuestro cuerpo dándonos una grata sensación de bienestar.

Cabe decir que en aquellas parejas en las que no se “habla este lenguaje” no existe una correcta armonía que pueda consolidar con normalidad  una relación, las caricias son básicas para las relaciones sexuales, para alcanzar un orgasmo…

Consecuencias de no “conversar” con nuestra piel

El hecho de vivir sin caricias, sin abrazos, sin un nivel adecuado de contacto físico deriva a menudo en una serie de consecuencias muy negativas no solo para la pareja, sino también para alguno de los miembros, en especial para aquel que sí necesita esta expresividad. ¿Qué consecuencias podemos sufrir?

  • Un descenso de nuestra autoestima: empezamos a pensar que no somos deseado/as, que no somos lo suficientemente atractivos/as para nuestra pareja.
  • Inseguridad: ante la falta de contacto físico podemos empezar a pensar que no estamos haciendo algo bien, que nuestra pareja no es feliz con nosotros y que corremos el riesgo de ser abandonados/as.
  • Conductas de ansiedad: el miedo, la inseguridad o la baja autoestima pueden derivar a veces en conductas negativas, tales como empezar a comer más de lo normal, fumar más de la cuenta o simplemente, empezar a cambiar nuestros comportamientos y hasta nuestra personalidad.

Nadie puede negar que un abrazo sincero expresado en el momento justo tiene la virtud de calmar todas las dudas y todos los miedos. No obstante, debemos sentir que esa espontaneidad es sincera, que está cargada de cariño. Y es que las caricias y los abrazos tienen un claro poder curativo, de ahí que debamos ponerlo en práctica todos los días.

El lenguaje de las miradas

No solo los abrazos expresan sentimientos; las miradas o los ojos inscriben en nuestras personas un lenguaje implícito que también determinan nuestras relaciones. Dependiendo del modo en que nos mira nuestra pareja nos sentiremos deseados o no; dependiendo de la sinceridad de sus ojos, si nos evitan o nos esquivan, interpretaremos si nos están mintiendo o nos hablan con el corazón… Bien es cierto que hay personas más tímidas que otras, hay quienes no son capaces de mantenernos la mirada mientras nos dirigimos a ellas, pero cabe decir que este tipo de matices son básicos en una relación de pareja.

La mirada es confirmación, atención y cariño… es parte indispensable en ese lenguaje que construimos las personas y que, en caso de las parejas se erige como un pilar fundamental para prosperar con los vínculos suficientes para asegurar la felicidad. No dudes pues en expresar tu cariño cada día, los abrazos y las caricias son esos universos magníficos en los que envolvernos para obtener la confirmación del cariño, para sentirnos protegidos y satisfechos de nuestra propia felicidad.



Soy psicóloga y escritora, me gusta hilar el conocimiento con el arte y las múltiples posibilidades de la imaginación; me inicié en los estudios sobre el comportamiento humano por mi necesidad de ahondar en esa eterna necesidad por saber y comprender, por descubrir qué motiva lo que somos y qué misterios nos encierran. La búsqueda nunca tiene fin… Mi vida no sería la misma sin la escritura, me define y me motiva: dispongo de premios literarios y de varios libros publicados: “Los lobos de Serieva”, “El cuaderno azul de El Cairo” y una obra para el público juvenil, “Hada Oscura”. Colaboro en varios blogs en los que disfruto aportando ideas y aprendiendo a su vez de las personas, espacios como “La mente es maravillosa” o “Mejor con salud”, me permiten seguir en este apasionante camino por entender lo que somos, es una aventura que sin duda, no encontrará final en esta puerta siempre entornada por las dudas y los misterios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.