El lenguaje de los besos, el mejor regalo en San Valentín

¿Por qué nos besamos? Las personas tenemos un necesidad natural por demostrar nuestro afecto a través de los besos, pero en ocasiones, más que una muestra de cariño o amor, es también un tipo de lenguaje. Tal vez te sorprenda saber que no todos los besos son igual. Es más, puede que hasta te des cuenta de que cada beso que has dado, ha sido diferente.

Besamos con pasión, con tibieza. Besamos para calmar la ira tras una discusión. Nos despertamos con un beso y nos despedimos con otro. Ninguno sabe igual. Y hasta es posible, que besaras de un modo distinto a cada una de las parejas que has tenido a lo largo de tu vida. Los intensos besos de la adolescencia. Aquellos tan llenos de excitación en una corta relación de verano… Los besos son parte de nuestro lenguaje como seres emocionales. Hablemos hoy sobre ello en Bezzia.

¿Qué finalidad tienen los besos?

Según Gordon G. Gallup, biopsicólogo de la Universidad de Albany, nuestros labios evolucionaron de modo diferente para cumplir una finalidad: La de facilitar la selección de pareja. Es posible que este dato te sorprenda, pero son muchos los científicos que nos recuerdan algo realmente curioso:

  • Un beso es un complejo proceso mediante el cual, analizamos de modo inconsciente la compatibilidad genética de nuestras posibles parejas.
  • Además de ese “intercambio de saliva”, percibimos aspectos como el olor, la información táctil o postural…
  • Somos precisamente las mujeres las más selectas a la hora de buscar pareja. Nosotras quienes damos más importancia a los besos, obteniendo con ellos todos estos importantes detalles de modo inconsciente.
  • Mediante los besos, las personas averiguamos también el compromiso de nuestra pareja. Las mujeres somos de nuevo las más intuitivas. Nosotras quienes percibimos si hay auténtica sinceridad en ese sencillo acto, o por si lo contrario, es simple pasión sin emoción.

Los besos son un barómetro emocional

1. La finalidad biológica de los besos

Un beso no es la simple unión de unos labios. De una boca. Estamos seguros de que tú misma habrás percibido infinidad de cosas cuando te han besado. Notamos la frialdad o la obligación, por ejemplo. La falta de interés de una pareja que tal vez, ya no siente interés por nosotras.

Notamos a su vez, la intensidad emocional de esas otras personas que de verdad nos quieren. Que con sus besos, nos dicen mucho más que las palabras. Podríamos decir que no sólo cumplen una información biológica y psicológica. Son también un barómetro de nuestras emociones. Sin embargo, son muchos los que piensan que los besos no cumplen ninguna finalidad biológica. Pero es un error. Veamos por qué:

  • Los besos son un tipo de lenguaje. Es a través de ellos como seleccionamos a nuestras posibles parejas.
  • Los besos son la antesala del sexo. Son esos momentos donde emerge el deseo y la excitación, todo un ritual imprescindible para la reproducción del ser humano.
  • Dejemos ahora a un lado los besos tal y como los entendemos. Los efectuados a nivel de pareja. Este gesto cargado de afecto y cariño, es imprescindible también en la crianza de nuestros hijos. Esa unión con los más pequeños mediante los cuales, fortalecer el vínculo de amor y cuidado. Esencial para el desarrollo del ser humano.
  • Los besos, como ves son parte esencial de nuestra biología. Cumplen una función emocional, psicológica imprescindible para nuestra especie.

Los besos y su importancia para la salud

Seguro que en más de una ocasión has oído hablar de los beneficios de besar para nuestro organismo y nuestro equilibrio emocional. Son datos interesantes que hemos de tener en cuenta. Toma nota:

  • Las parejas más estables y felices, afirman que uno de los secretos de su felicidad son precisamente los besos.
  • Besarse es un modo efectivo y maravilloso de aliviar el estrés. Nada mejor para dar punto final a una discusión.
  • Los besos nos sirven para reafirmar nuestro cariño. Son muestras sencillas que apaciguan los miedos, las dudas o las inseguridades.
  • Besar refuerza nuestro sistema inmunológico. Esa sensación de bienestar alivia tensiones, depura toxinas y refuerza nuestras defensas naturales.
  • El acto de dar un beso apasionado inunda nuestro organismo de beneficiosas endorfinas. Esas hormonas de la felicidad que tanto bienestar y equilibrio nos aportan.
  • Los besos regulan nuestra presión arterial. Los latidos de nuestro corazón se aceleran, pero siguen un ritmo adecuado similar al que tendríamos si hiciésemos un tipo de ejercicio ligero.
  • Besar quema calorías. Si lo hacemos al menos durante media hora de modo apasionado, quemaremos entre 8 y 17 calorías.
  • El besarnos frecuentemente con nuestra pareja refuerza nuestra autoestima. Nos reafirma en nuestra relación, nos sentimos queridos, amados y a su vez, ofrecemos cariño a la otra persona. Un acto sencillo cargado de múltiples dimensiones muy importantes para nuestra personalidad.
  • Según nos dicen las parejas más duraderas y felices, los besos son imprescindibles por las mañanas y por las noches. Cuando nos despertamos por las mañanas y vemos a nuestras parejas, cuando nos despedimos de ellos y cuando vamos a dormir por las noches.

Como puedes ver, no hay nada más gratificante y sano que los besos. Esas muestras sinceras de amor que deberemos practicar con más intensidad durante este San Valentín.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.