El Espejo del Alma

alma.jpg

Siendo mortales, vivimos como si fuésemos eternos.

Siendo débiles, vivimos como si fuésemos indestructibles.

Siendo rostros repletos de expresión, nos escondemos detrás de máscaras para protegernos y para mostrarnos como queremos.

Nos olvidamos que somos mortales y no vivimos cada instante como único e irrepetible.

Nos olvidamos que somos débiles y nos cuesta dejar de lado el orgullo para pedir ayuda
cuando la necesitamos.

Nos olvidamos que detrás de esas máscaras que nos hemos puesto quedan al desnudo nuestros rostros, y que en cada rostro, se puede ver el verdadero espejo del alma. fm


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *