El error de usar el castigo y el chantaje en la crianza de los hijos

chantaje hijos

La crianza es una de las cosas más difíciles y complicadas a la que se tienen que enfrentar los padres. Se trata de un camino largo y agotador lleno de obstáculos que hay que sortear y conseguir la mejor educación posible. En ocasiones los padres se valen de ciertas técnicas o recursos como el castigo o el chantaje que no son para nada adecuadas en relación a la crianza de los hijos.

En el siguiente artículo te contamos por qué es un error usar el castigo y el chantaje como recursos dentro de la educación de los hijos.

El error de usar el castigo y el chantaje en la crianza de los hijos

Los motivos por los que muchos padres acuden a dichas técnicas pueden ser variados. El estrés o la falta de paciencia pueden estar detrás de métodos educativos tan poco aconsejables como el castigo o el chantaje.

En otras ocasiones puede llegar a influir la educación que han recibido los padres durante su infancia. Un último motivo puede deberse al hecho de que tanto el chantaje como el castigo, son dos técnicas que suelen funcionar de una manera inmediata o a corto plazo.

Sin embargo solo se trata de un espejismo y es que a medio y a largo plazo son dos técnicas que van a provocar graves problemas en la autoestima del niño y en su propio desarrollo.

La incidencia negativa del castigo y el chantaje en el desarrollo de los niños

En el caso del castigo se trata de una técnica por la cual se priva al niño de algo que le gusta o quitándole algún tipo de privilegio que tenía. En el caso del chantaje de tipo emocional supone manipular al pequeño con el fin de que haga o deje de hacer algo. No es más que una manera de maltratar psicológicamente al niño que puede llegar a estar bien visto dentro de la crianza más tradicional.

En cualquier caso ambas técnicas suponen un deterioro importante para el vínculo formado entre el padre y el hijo. En el caso del pequeño pierde cierta confianza de la figura del padre y en el caso del adulto se desentiende por completo de las necesidades que pudiera tener el niño. Es verdad que tanto el castigo como el chantaje emocional pueden llegar a funcionar a corto plazo pero con el tiempo tienen consecuencias fatales para el pequeño. Hay casos en los que los castigos pueden llegar a producir el efecto contrario y el pequeño se acabe rebelando.

castigo hijos

Cómo deben actuar los padres respecto a la crianza de sus hijos

El problema a la hora de educar o criar a los hijos se debe al hecho de que los padres están totalmente solos ante tal desafío que les da la vida. En ocasiones se valen del castigo o del chantaje, creyendo de una manera errónea que están actuando bien. La educación debe basarse en todo momento en valores tan importantes como son la empatía, el amor o la confianza. Ante una mala conducta del pequeño hay que reconducirlo de tal manera que no sufra a nivel emocional.

En relación a la crianza de los hijos, los padres deben tener presente que los pequeños no nacen sabiendo y que el aprendizaje es continúo hasta llegar a la mayoría de edad. Para que dicho aprendizaje sea el más óptimo posible, el pequeño debe contar con unos padres que sean capaces de guiarlo desde valores tan importantes como el respeto y la empatía.

En definitiva, es un auténtico error educar o criar a los hijos usando ciertas técnicas o recursos como es el caso del castigo o el chantaje emocional. Este tipo de técnicas pueden tener cierta eficacia de manera inmediata pero a largo plazo provocan serias consecuencias en el desarrollo de los niños. No olvides por tanto que los padres deben educar teniendo en cuenta cierto respeto y empatía hacia los hijos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.