El desayuno, la primera comida del día

Saltarte el desayuno no te permitirá funcionar bien, te sentirás cansada durante todo el día y con menor concentración.

En todo lo que haces durante el día utilizas energía, proporcionada por los alimentos que consumes, y por la noche tu organismo se recarga de las reservas de energía que obtuvo durante el día.

Si no desayunas, tu metabolismo no funcionará correctamente, pues no le habrás aportado a tu organismo los nutrientes necesarios y en consecuencia te sentirás cansada a lo largo del día y con menor concentración para realizar tus actividades mentales.

Los especialistas explican que el primer alimento del día debe tener de 450 a 600 calorías y los alimentos que aportan a tu organismo los nutrientes necesarios para empezar el día son:

  • Cereales: Aportan el 10% del requerimiento diario de proteínas; se encuentran en el pan, galletas y cereales para combinar con leche.
  • Lácteos: Son una gran fuente de nutrientes, proporcionan proteínas de la mejor calidad y equilibran la pérdida diaria de aminoácidos, que son los que se encargan de la reparación de tus tejidos.
  • Fruta: Te aporta vitamina C, minerales y azúcares. Consúmela en forma de jugo o en su estado natural, pero siempre es mejor con cáscara por el aporte de fibra a tu intestino.

Te recomendamos no acostumbrar a tu organismo a desayunar siempre lo mismo, sino variarlo lo más posible para proporcionarle los diferentes nutrientes que necesita, y así poder realizar óptimamente tus actividades diarias.
Es importante que sepas que realizar actividades deportivas hace que tu requerimiento calórico sea mayor, y por consiguiente también lo debe ser la cantidad de alimentos que consumas en tu desayuno.

Mas nunca dejes de desayunar, bien dice el dicho: “Desayuna como rey, come como príncipe y cena como mendigo”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *