El amor según tu personalidad

personalidad bezzia_830x400

¿Qué hace qué elijamos un determinado tipo de pareja y no otra? En ocasiones, muchas de nuestras relaciones no son siempre las más adecuadas o exitosas. Es por ello que a menudo, nos acabamos preguntando por qué hemos tenido que enamorarnos precisamente de la persona menos adecuada. ¿Tiene nuestra personalidad algo que ver? Autores como la popular bióloga y antropóloga Helen Fisher nos dicen que, evidentemente es así. Todos disponemos de unos rasgos de personalidad que nos hacen más o menos compatibles con determinados perfiles, lo cuál vendría a determinar la estabilidad y la felicidad de la pareja.

Ahora bien. Todas disponemos de nuestra propia experiencia y de ese pasado afectivo a partir del cual, tomamos nuestras propias conclusiones. Sabemos lo que nos conviene y lo que no. Pero aún así hay algo que queda claro: la atracción surge sin que lo podamos evitar, y es común iniciar relaciones con  personas por quienes nos sentimos muy atraídas, aun sabiendo que a simple vista, no somos muy compatibles. El amor tiene un reverso al que la ciencia no llega, ahí donde se exige de nuestro equilibrio, de nuestra madurez para saber decidir, elegir o poner distancia si llega el momento. Una buena autoestima y saber gestionar adecuadamente nuestras emociones es algo esencial que nunca debes olvidar. Pero aún así, vale la pena conocer teorías como las que nos enuncia Helen Fisher. Descubre pues qué tipo de perfil de personalidad encaja mejor contigo.

Las personalidades más compatibles según el tipo de personalidad

pareja-enamorada

1. Exploradores con Exploradores

¿Cómo es la personalidad de un “explorador” según la teoría de la antropóloga Helen Fisher? Bien, el perfil del explorador dispondría de los siguientes rasgos:

  • Búsqueda de emociones.
  • Son personas seguras de sí mismas a quienes les gusta tener sensación de control sobre las cosas.
  • No buscan especialmente la estabilidad en la pareja.
  • Son perfiles espontáneos que irradian energía.
  • Les gusta experimentar cosas nuevas, correr riesgos, ser el centro de atención.
  • A nivel de pareja pueden ser muy apasionados, pero como decimos, nos buscan estabilidad.
  • Son curiosos, creativos y altamente optimistas.

Como puedes intuir este tipo de personalidades solo pueden encajar con personas muy semejantes a ellas mismas. Si no compartimos los mismos intereses podemos llegar a sufrir bastante o llevarnos una desilusión. Si eres por ejemplo una persona que busca poder iniciar un proyecto común en familia, no es adecuado que tengas por pareja a un “explorador”.

2. Constructores con Constructores

Puede que la simple palabra ya te de una pista de cómo puede ser una personalidad “constructora”. Aquí van los rasgos principales:

  • Perfiles persistentes, que buscan un objetivo y se esfuerzan en conseguirlo.
  • Son personas muy leales, fieles y serenas.
  • Son amantes de las tradiciones y de todo lo que les aporte seguridad.
  • No les gusta asumir riesgos, siguen siempre las reglas establecidas y nos les gustan los cambios o salir de su rutina.
  • Son amantes de su familia y fieles defensores de dichos valores.

Una vez más vemos como según la teoría de Fisher, es necesario que dos personas tengan los mismos rasgos de personalidad para iniciar una relación estable. En este caso vemos a la clásica pareja que busca ante todo formar una familia. Tener estabilidad e iniciar una vida juntos cuyo objetivo es esa grata cotidianidad donde no haya cambios. Donde el valor de la familia sea el eje fundamental. Si en estos momentos por ejemplo tú no tienes claro si deseas estabilidad en tu vida o incluso el tener hijos, es posible que tengas alguna diferencia con esa persona con personalidad “constructora”.

2. Personalidad Directiva con personalidad Negociadora

Por fin vemos la combinación de dos personalidades distintas. Y seguro que te va a sorprender esta mezcla de caracteres que en ocasiones, es tan habitual en una pareja:

Personalidad directiva:

  • Se trata de personas muy analíticas que suelen ver su realidad desde un punto de vista práctico.
  • Son muy directivos, seguros de sí mismos y algo dominantes.
  • Controlan muy bien sus emociones.
  • Siempre van al grano, actúan y dicen las cosas sin rodeos.
  • Son muy perfeccionistas.

Personalidad negociadora:

  • Personas emotivas y sensibles.
  • Buscan ser apoyadas, reconocidas y atendidas.
  • Son personas muy intuitivas a la vez que perspicaces.
  • Saben leer entre líneas y captan muy bien a los demás.
  • Son soñadoras e imaginativas.

Viendo estas características ya puedes deducir el por qué las personalidades Directivas forman buenas parejas con los Negociadores. Se complementan, encajan el uno con el otro de un modo que entre ellos parece crearse una buena armonía. La lógica frente a la intuición, la sensibilidad frente a la objetividad. Vendría quizá a respaldar aquello de que polos opuestos se atraen.

Esta teoría sobre las personalidades en el amor ha sido extensamente detallada en el libro de Helen Fisher titulado “Why him? Why her?” (Por qué él? Por qué ella?). La autora ha realizado numerosos estudios y entrevistas para determinar estas cuatro interesantes dimensiones, donde englobar los principales rasgos de personalidad de aquellas parejas más estables. Puede que estemos más o menos de acuerdo, puede que tal vez no te reconozcas en ninguna de ellas, pero sea como sea, sirve para hacernos pensar. Nos queda claro por ejemplo, que es necesario que dos personas tengan intereses comunes para conseguir estabilidad y felicidad. También, que el respeto, la comprensión y un proyecto de futuro alza ese pilar básico sobre le que sostener nuestra relación. Así pues, siempre vale la pena tener en cuenta estas teorías, al menos para hacernos pensar y comprendernos un poco mejor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *