El agua y la piel

El agua y la pielEfectos de la deshidratación

Los beneficios del agua para la salud son conocidos desde la antigüedad. Una de las zonas de nuestro cuerpo donde mejor se percibe esta realidad es la piel, que bien hidratada se muestra tersa, suave y flexible.

La epidermis es más sensible a la deshidratación que cualquier otro órgano. Su función de agente protector del organismo frente a las agresiones externas la hace vulnerable, y aunque posee un mecanismo propio de hidratación que la mantiene flexible y resistente, es necesario alimentarla bebiendo mucha agua.

Cuando este mecanismo natural no sea suficiente, se debe aportar una ayuda extra (cremas hidratantes) que evite los efectos de la deshidratación, que se manifiesta con los siguientes síntomas:

  • Pérdida de la elasticidad y flexibilidad (sensación de tirantez y sequedad).
  • Falta de luminosidad.
  • Pérdida de suavidad.
  • Descamación y escozor.
  • Aparición de líneas o surcos.
  • Acumulación de células muertas.
  • Asfixia cutánea.
  • Presencia de granitos o quistes.

Son varios los factores externos que contribuyen a la pérdida de hidratación, entre ellos se encuentran la calefacción, el aire acondicionado, el sol o los detergentes.

Hay que señalar que la deshidratación no afecta a todas las zonas del cuerpo por igual; las más sensibles son la cara, las manos, las piernas, las rodillas y los codos. Estas partes necesitan un cuidado especial que podemos aportar con cremas hidratantes específicas.

Beneficios del agua

Tanto para prevenir como para poner freno a la deshidratación, se recomienda sobre todo beber agua, unos dos litros al día (más en el caso de los deportistas), así reponemos el líquido que perdemos al día mediante la transpiración, la respiración, el tubo digestivo y los riñones. No se aconseja, sin embargo, ingerir demasiado líquido de una sola vez (un litro, por ejemplo) ya que se pierden demasiados minerales a través de la orina.

El agua ayuda a eliminar toxinas, limpia los poros y favorece la generación de proteínas que aportan firmeza y elasticidad (colágeno y elastina), condiciones indispensables para una piel sana, tersa y llena de vida. También ayuda a mantener la hidratación una temperatura ambiental de 17° a 20° C y una humedad del 50 por ciento.

Una ayuda extra

Pero aunque se beba mucho agua, numerosos agentes externos (contaminación, aire acondicionado, calefacción, estrés…) dificultan mantener una epidermis sana, por lo que es necesario una ayuda extra, como la que nos prestan las cremas, que hidratan y nutren en profundidad gracias a su combinación de vitaminas, minerales, coenzimas y aceites. Las hidratantes aportan a la piel sustancias que forman una película, a modo de barrera de protección, evitando la evaporación del agua contenida en el tejido. Asimismo, ayudan a captar el agua y fijarla en el interior de las células.

Por todos sus beneficios, y las continuas agresiones que sufre nuestra piel, los especialistas recomiendan la utilización de cremas faciales y corporales desde una edad temprana.

Estos productos surten todo su efecto si son aplicados con un suave masaje que facilita una mejor absorción. En el rostro y el cuello los masajes deben ser ascendentes para prevenir el envejecimiento. También se recomienda utilizar cremas ligeras, salvo en aquellos casos en que la piel esté demasiado reseca y necesite de un producto de mayor consistencia. En este sentido, las líneas faciales de NIVEA ofrecen un amplio abanico de soluciones adaptadas a los distintos tipos de piel, entre ellas Aqua Sensation, una auténtica ola de hidratación para la piel del rostro. Asimismo, NIVEA Soft, una crema hidratante intensiva para el cuidado diario de cara, manos y cuerpo. Se absorbe rápidamente, gracias a su textura ligera, dejando una increíble sensación de frescor.

Otra medida que ayudará a que las cremas cumplan con su función es la exfoliación, pues elimina las células muertas de la epidermis y deja la piel preparada para asimilar cualquier producto.

Es importante tener en cuenta que las cremas deben ser elegidas de acuerdo con las características de cada persona –piel grasa, seca, mixta…–; de lo contrario, podrían sufrir daños. Si quieres un diagnóstico personalizado de tu tipo de piel y los productos más adecuados para ella, puedes descubrirlo haciendo nuestro test Consultant. Consejos de Nivea para Mujeres con Estilo como vos.

Cuida tu cuerpo
¿Quieres estar en forma y disfrutar de una vida saludable? No te pierdas estos consejos para conseguirlo:
¡Adiós a la celulitis!Gimnasia facial sin cirugía

Deja un comentario