El agua de arroz, buena para minimizar los poros y eliminar manchas

Agua de arroz

Si os paráis a buscar información sobre las propiedades del arroz encontraréis muchísimas, pero nos vamos a centrar sobre todo en las referidas al cuidado de la piel, concretamente de la piel del cutis.

El agua de arroz hidrata, regenera y reafirma la piel. Además, utilizada como mascarilla (que veremos a continuación cómo elaborarla y también cómo aplicarla) minimiza los poros y elimina las manchas de la piel, unificando el tono de nuestra cara.

¿Qué necesitamos para nuestra mascarilla?

  1. Una servilleta de papel de doble capa.
  2. Dos puñados de arroz ecológico.
  3. Agua.
  4. Un bol.
  5. Un bote hermético para guardar el agua de arroz (para futuras aplicaciones).

Sabéis lo que gastamos normalmente en productos cosméticos y lo que suele costar una buena mascarilla para la piel. Ahora que ya sabéis lo que necesitamos para elaborar nuestra mascarilla de agua de arroz, ¿cuánto calculáis que puede costar? ¡Poquísimo! En comparación con las mascarillas compradas, el precio es casi de risa.

¿Cómo elaboramos nuestra mascarilla de agua de arroz?

Mascarilla de agua de arroz

En un bol echamos los dos puñados de arroz ecológico (si no tenéis arroz ecológico también nos sirve el normal). A continuación vertemos agua hasta que supere por dos dedos (medida horizontal) la altura del arroz. Con la ayuda de una cucharilla movemos bien y dejamos reposar en el frigorífico durante una hora.

Tras pasar la hora, volvemos a mover con una cucharilla y después colamos el arroz (que nos puede servir para cocinar, no es necesario tirarlo). El agua lo echamos en un bote hermético. ¡Ya está preparado nuestra agua de arroz!

Ahora vamos con la servilleta de papel de dos capas. La cortamos en redondo, más o menos con las medidas de nuestro rostro. Hacemos los agujeros para los ojos, nariz y boca. Y la doblamos tan bien para que quepa en nuestro bote con agua de arroz. Introducimos la servilleta doblada en el agua de arroz (que habrá estado en el frigorífico), la exprimimos un poco para que no gotee y a continuación la abrimos y nos la colocamos en nuestra cara, acoplándola lo máximo posible a las facciones de nuestro rostro.

Dejamos actuar la mascarilla alrededor de unos 15 minutos. Pasado este tiempo, retiramos y enjuagamos con agua normal nuestra cara. Notarás la piel más lisa, fresca y con los poros reducidos de tamaño.

Como último consejo os diremos que también podéis usar el agua de arroz a modo de tónico para limpiar el rostro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *