Distanciamiento en las parejas: ¿A qué se debe?

El distanciamiento en una pareja es un momento complejo que responde a muchos factores, como pueden ser dificultades en la economía personal, infidelidades, discrepancias en la educación de los hijos, diferencias de personalidad o falta de comunicación.

Pueden existir muchos otros factores, pero lo que casi siempre propicia las primeras diferencias son las discusiones. Bien es cierto que es habitual que mantengamos esos diálogos más o menos intensos donde las emociones afloran; son necesarios e incluso útiles, pero en ocasiones nuestras posturas van cargadas de cierta rabia y frustración. Nos postramos en nuestra postura y ya no dialogamos, ya no argumentamos y lo que es peor: no escuchamos. Hay parejas que, sencillamente no saben comunicarse, y por tanto no saben cómo discutir.

Cuando una pareja va sintiendo ese distanciamiento día a día, la relación se va enfriando y fragmentando; al final son muchas las discusiones no zanjadas y muchas las necesidades no cubiertas entre ambos. Una vez hemos pasado la etapa previa del enamoramiento, acontece la fase de realidad y estabilidad, que es donde deben ir construyéndose los pilares que van a asegurar las bases de una relación madura y segura de sí misma.

Abordar problemas, buscar caminos


La vida diaria nos va a traer muchos instantes en los que poner a prueba la solidez de nuestra relación, situaciones como la falta de trabajo, la falta de complicidad en la pareja, dejar de hacer cosas en común, de idear proyectos o de alimentar la pasión. Estos momentos traen como consecuencia una fase de apatía y por ello es importante buscar nuevos caminos que solucionen esas diferencias:
  • El diálogo es ese momento en que expresaremos nuestros puntos de vista, nuestras emociones y necesidades.
  • Hay que saber escuchar, sin buscar culpables y sin usar chantajes emocionales. La manipulación siempre acaba en la frustración de alguno de los dos componentes de la pareja; de ahí que debamos comunicarnos con sinceridad y con respeto, con convicción y sin buscar herir al otro.
  • El arrepentimiento no siempre es sinónimo de solución, sobre todo cuando ponemos en voz alta una disculpa que no sentimos de verdad. Son esas situaciones en que buscamos simplemente ceder la razón a la otra persona y solucionar el problema cuanto antes para no perder a quien amamos. A largo plazo, nos sentiremos más heridos e incomprendidos.
  • La humildad siempre es importante: hay que aceptar los errores propios y también los de nuestra pareja. Si de verdad amamos a la otra persona y valoramos nuestra relación, hay que utilizar siempre la sinceridad y minimizar a la vez un poco nuestro orgullo; perdonar sin cederlo todo, pensar la otra persona pero también en nosotros mismos. No hay que ser víctimas, debemos esforzarnos por construir una relación adulta donde ambas partes sean capaces de enriquecerse la una a la otra, donde fluya la comunicación.

La importancia de la comunicación


Hablar, dialogar, comunicar e incluso discutir, requiere saber controlar y conocer una serie de aspectos que facilitarán el mantener el vínculo con nuestra pareja. En ocasiones existen muchas barreras: nuestras emociones nos superan y no encontramos las palabras adecuadas, nos vence la ira y acabamos levantando la voz y utilizando palabras hirientes para la otra persona. Las siguientes pautas te ayudarán a fortalecer la comunicación con tu pareja:
  • Busca momentos de intimidad: En ocasiones nuestras obligaciones, ya sean laborales o las relativas al cuidado de los hijos, nos van alejando poco a poco de esos instantes de complicidad e intimidad con nuestra pareja. Es importante buscar momentos de soledad entre ambos, ahí donde poder hablar frente a frente sin la presencia de nadie más.
  • La rutina: Este es un aspecto que también dificulta nuestra comunicación. A veces nos estancamos en las rutinas donde las conversaciones también se hacen repetitivas hasta quedar en monosílabos. Es necesario pues no caer en estas situaciones; es importante tener nuestro espacio propio y personal pero también disponer de esos instantes de ocio con nuestra pareja, momentos en los que hacer planes, pedir aquello que necesitamos, reforzar mensajes positivos y evitar reproches.
  • Las nuevas tecnologías: En ocasiones, nuestros móviles, Internet o las redes sociales son un grave problema entre las parejas. Por una parte nos limitan a una comunicación donde nos es difícil conectar con total sinceridad con la otra persona, y por otro lado, son fuentes de desconfianza y celos. Hay que tener un equilibrio, propiciar instantes en que se comparta tiempo cara a cara y sin tecnologías entre ambos: un paseo, una excursión, instantes idóneos para dialogar y compartir tiempo juntos.

El distanciamiento con nuestra pareja es una realidad a la que podemos hacer frente creando nuevos puentes y desplegando nuevas habilidades, pues mientras siga existiendo el amor, depende de nosotros aprender a mejorar nuestra comunicación. Las discusiones y las diferencias es algo habitual en la vida en pareja, pero mientras mantengamos un equilibrio personal donde exista el respeto, la autoestima y la motivación por proseguir un proyecto en común, todo esfuerzo valdrá la pena.



Soy psicóloga y escritora, me gusta hilar el conocimiento con el arte y las múltiples posibilidades de la imaginación; me inicié en los estudios sobre el comportamiento humano por mi necesidad de ahondar en esa eterna necesidad por saber y comprender, por descubrir qué motiva lo que somos y qué misterios nos encierran. La búsqueda nunca tiene fin… Mi vida no sería la misma sin la escritura, me define y me motiva: dispongo de premios literarios y de varios libros publicados: “Los lobos de Serieva”, “El cuaderno azul de El Cairo” y una obra para el público juvenil, “Hada Oscura”. Colaboro en varios blogs en los que disfruto aportando ideas y aprendiendo a su vez de las personas, espacios como “La mente es maravillosa” o “Mejor con salud”, me permiten seguir en este apasionante camino por entender lo que somos, es una aventura que sin duda, no encontrará final en esta puerta siempre entornada por las dudas y los misterios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.