Disfunciones sexuales en la mujer

relaciones-matutinas.jpgMuchas mujeres en su larga o corta vida sexual han experimentado algún problema con relación a su sexualidad. Hay muchas disfunciones sexuales que atacan a la mujer, pero primero veamos de que se trata la disfunción sexual.

Se llama disfunción sexual a la dificultad durante cualquier etapa del acto sexual (que incluye deseo, excitación, orgasmo y resolución) que evita al individuo o pareja el disfrute de la actividad sexual.

Las disfunciones sexuales pueden manifestarse al comienzo la vida sexual de la persona o pueden desarrollarse más adelante. Algunas de ellas puede desarrollarse paulatinamente con el tiempo, y otras pueden aparecer súbitamente como incapacidad total o parcial para participar de una o más etapas del acto sexual. Las causas de las disfunciones sexuales pueden ser físicas, psicológicas o ambas.

Las disfunciones sexuales suelen clasificarse en cuatro categorías:

  1. Desórdenes del deseo sexual o anafrodisia. Puede deberse a una bajada del nivel normal de producción del estrógeno (en las mujeres) o la testosterona. Otras causas pueden ser la edad, la fatiga, el embarazo, la medicación o enfermedades psiquiátricas, como depresión o ansiedad.
  2. Desórdenes de la excitación sexual. Llamados “impotencia” en los hombres y “frigidez” en las mujeres, aunque ahora se usan términos menos críticos: para los hombres, se emplea el de “disfunción eréctil” y para las mujeres se utilizan varios diferentes alusivos a los diversos problemas. Estos desórdenes se manifiestan como aversión o elusión del contacto sexual con la pareja. Puede haber causas médicas para estos problemas, como insuficiente riego sanguíneo o falta de lubricación vaginal. Las enfermedades crónicas también contribuyen, así como la naturaleza de la relación entre las partes.
  3. Desórdenes orgásmicos. Como el retraso persistente o la ausencia de orgasmo tras una fase normal de excitación sexual. Estos desórdenes ocurren tanto en hombre como en mujeres.
  4. Desórdenes de dolor sexual. Afectan casi exclusivamente a las mujeres y se conocen como dispareunia (intercambio sexual doloroso) y vaginismo (espamos involuntarios de los músculos de la pared vaginal que dificultan o impiden el coito). La dispareunia puede ser provocada en las mujeres por una lubricación insuficiente (sequedad vaginal).

La lubricación inadecuada puede deberse a una excitación o estimulación insuficiente, o bien a cambios hormonales provocados por la menopausia, el embarazo o la lactancia. La irritación debida a cremas y espumas anticonceptivas puede también provocar sequedad, así como también el miedo y la ansiedad por el acto sexual.

Hoy trataremos los 3 principales transtornos sexuales femeninos de orden psicologicos.

  • Vaginismo: El vaginismo es la imposibilidad de realizar el acto sexual, debido a la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina. En algunos casos, las mujeres que padecen vaginismo pueden gozar de los juegos sexuales, e incluso alcanzar el orgasmo siempre que no se produzca el coito.
    La mayoría de las causas del vaginismo son psicológicas. La falta de información sexual o falta de comunicación, que conducen al miedo o temor; experiencias traumáticas, violación, abusos sexuales, miedo al embarazo, temor a contraer enfermedades de transmisión sexual, etc.
  • Anorgasmia: La anorgasmia es la inhibición recurrente y persistente del orgasmo, manifestada por su ausencia tras una fase de excitación normal, y producida a través de una estimulación que pueda considerarse adecuada en intensidad, duración y tipo. Es, junto con la falta de deseo, una de las disfunciones sexuales más comunes de la mujer.
    La anorgasmia es tratable, siempre y cuando la mujer coopere con el terapeuta. La eficacia del tratamiento es de un 95% de éxitos, cifra bastante elevada si tenemos en cuenta la magnitud del problema.
  • Dispareunia: La dispareunia o coitalgia es la relación sexual dolorosa tanto en mujeres como en hombres. Abarcan desde la irritación vaginal postcoital hasta un profundo dolor. Se define como dolor o molestia antes, después o durante la relación sexual.
    A menudo aparece asociada a problemas de vaginismo, no quedando claro cuál es la causa y cuál el efecto. El dolor en las mujeres puede implicar ardor, quemadura, contracción o dolor cortante, que puede localizarse en la parte interior o exterior de la vagina, en la región pélvica o en el abdomen.

Otro desorden sexual femenino doloroso se denomina vulvodynia o vestibulitis vulvar, que parece estar relacionado con problemas en la piel de las zonas vaginal y vulvar. Se desconocen sus causas.


2 comentarios

  1.   bruno dijo

    Saludos,
    yo sufria eyaculacion retardada e icrehiblemente se convirtio en eyaculacion precoz. Lo supere gracias a un programa online que vi en una revista. la web es http://www.eyaculacioncontrol.com

  2.   Lupe Rodriguez dijo

    Las disfunciones sexuales en ambos sexos son temas de verdadera importancia, especialmente por la sombra ocultista que las cubre. Se considera que más de la mitad tanto de hombres como de mujeres sufren o han sufrido alguna vez de algun tipo de disfunción sexual, pero solo un mínimo porcentaje busca ayuda profesional.

    Si desean buena información, especialmente sobre la eyaculacion precoz, les recomiendo el siguiente sitio:

    http://www.precozeyaculacion.com/

Deja un comentario