Dile adiós a la cuna de una manera especial

Quizá hayas decidido que tu hijo/a ya está preparado para dejar la cuna y pasarse a la cama, aunque no siempre parece una decisión fácil. Aunque si tu bebé ya es capaz de trepar la cuna y salirse de ella cuando se le antoja, entonces es una clara señal de que debes cambiarle, puesto que no hacerlo puede poner en peligro incluso, su seguridad física… ¡porque una caída desde lo alto de una cuna puede hacer mucho daño!

Que sea motivo de celebración

Cuando decidas un día para sacar la cuna de la habitación, marca esto como algo para celebrar, así tu hijo verá que es algo importante, emocionante y bueno para él. Hazle saber a tu hijo que le pasarás a su habitación, a su cama (o si ya duerme en su dormitorio pues que le quitarás la cuna para ponerle la cama porque ya es más mayor).

Dile qué harás con la cuna, ¡pero no le cambies de sopetón!

Puedes explicar a tu hijo qué harás con su antigua cuna, como venderla para pagar la cama nueva, dársela a un primo que acaba de nacer, regalarla a personas necesitadas… ¡tú eliges! Resiste el impulso de darle una nueva cama a tu niño pequeño por sorpresa porque la reacción puede ser de desilusión y rechazo en lugar de emoción y aceptación. Ha pasado gran parte de su vida en la cuna y verlo desaparecer abruptamente puede ser un shock para el pequeño.

Sigue con la rutina en la cama nueva

Si tienes una rutina a la hora de dormir que funciona, lo mejor es continuar con esa rutina mientras se traslada a la nueva cama. De esta manera la transición será más fácil y sin complicaciones y si todo funciona bien, tu hijo se sentirá más seguro y aceptará los cambios más fácilmente.

Sin embargo, si la rutina para ir a la cama es caótica o si la única razón por la cual tu hijo se queda en su cuna es porque no puede salir, es posible que desees reconsiderar la decisión de hacer la transición. Trata de crear una rutina y seguirla hasta que tenga éxito y luego cámbiale a la cama, pero no antes. Los límites invisibles de la nueva cama ya pueden presentar un problema, pero será peor si tu niño pequeño se pone de pie gritando en su cuna cuando le dejes cada noche.

Protege la cama y tenla siempre limpia

Protege el colchón para que te dure más tiempo. Si no tomas medidas de protección, tendrás un colchón que te durará poco tiempo. El mayor culpable del deterioro de los colchones es el líquido que cae de forma inevitable en él (vómitos, pipí, excrementos, derrames de leche o de agua, etc.)

La mejor opción es colocar todo el colchón en una funda impermeable (busca una que también lo proteja contra el polvo y los ácaros si sospechas que tu hijo puede tener alergias). Merece la pena que protejas el colchón porque de esta manera te durará mucho más tiempo nuevo y en perfecto estado.


Categorías

Bebés, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.