Diferencias entre la intolerancia a la lactosa y la alergia a la lactosa

Leche

Todas hemos oído hablar de la alergia a la leche y la intolerancia a la lactosa pero, ¿tenemos claras las diferencias entre una y otro? En Bezzia hablamos hoy de cada una de estas complicaciones y analizamos las diferencias entre alergia a la lactosa e intolerancia a la lactosa, al menos las mas importantes, para que podáis reconocerlas.

Alergia a la leche

La alergia a la leche es una enfermedad que se caracteriza por una respuesta exagerada del sistema inmunitario a las proteínas de la leche presentes tanto en la leche como en otros productos lácteos. Esta respuesta puede afectar diferentes sistemas del cuerpo, como el sistema gastrointestinal, la piel y el sistema respiratorio.

Las proteínas son las responsables de la alergenicidad a la leche y su mayor alérgeno es la caseína, la cual además es la culpable de la persistencia de la alergia. Las caseínas son de hecho el 80% de las proteínas de la leche entera.

¿A quien afecta?

La alergia a la leche de vaca suele aparecer en el primer año de vida. De hecho, se ponen de manifiesto los síntomas frecuentemente en la introducción de biberón. Es una de las alergias mas comunes (2%) entre en los lactantes y durante el primer año de vida. Con el paso del tiempo, sin embargo, la mayoría de niños la supera, siendo entre la población adulta una alergia rara o excepcional.

Esterilizar biberones

Los síntomas

Además de por ingestión, la leche puede producir síntomas por contacto cutáneo directo o indirecto. Por orden de frecuencia, lo más habitual son síntomas cutáneos, seguidos de digestivos o asociación de ambos y finalmente respiratorios y anafilaxia.

  • Reacciones cutáneas como urticaria y picazón.
  • Problemas gastrointestinales: vómitos, diarrea y dolor abdominal.
  • Problemas respiratorios como congestión nasal y dificultad para respirar.
  • Reacciones anafilácticas graves, que pueden incluir dificultad para respirar y disminución de la presión arterial.

Urticaria

Diagnóstico

El diagnóstico de la alergia a la leche se basa en una historia clínica compatible, en la demostración de que el paciente está sensibilizado, mediante la detección de IgE específica a la leche y/o sus proteínas alergénicas (BLG, ALA, BGG, BSA, caseína) a través de una prueba de exposición controlada o provocación.

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es un trastorno digestivo que afecta a personas en todo el mundo. Se caracteriza por la incapacidad del organismo para digerir correctamente el azúcar presente en los productos lácteos, conocido como lactosa, debido a una producción de lactasa insuficiente o nula.

Síntomas comunes

Esta condición puede generar una serie de síntomas, molestos e incómodos. Los síntomas suelen aparecer después de consumir alimentos o bebidas que contienen lactosa, como la leche, el chocolate con leche, el yogur o los helados. Los más comunes incluyen:

  • Hinchazón de vientre.
  • Diarrea.
  • Gases y dolor de tripa asociado.
  • Estreñimiento.
  • Dolor de cabeza.

Dolor de estómago

Pruebas de intolerancia

Para detectar la intolerancia a la lactosa, por su parte, suele realizarse una prueba de intolerancia a la lactosa de hidrógeno en el aliento, en la que se mide la cantidad de hidrógeno en el aliento antes y después cada 30 minutos de beber una solución con lactosa. Pero también se utilizan pruebas de intolerancia a la lactosa de glucosa en la sangre y de acidez en las heces, siendo esta mas común en niños.

Diferencias entre alergia e intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es la incapacidad de digerir el azúcar de la leche debido a la falta de una enzima específica, en este caso la lactasa. Mientras que la alergia, es una reacción a una proteína específica de la leche. La diferencia fundamental es que la alergia es una reacción mediada por el sistema inmune del cuerpo y en la intolerancia la respuesta inmune no existe.

Por otra parte, en cuanto a los síntomas, la intolerancia a la lactosa generalmente provoca síntomas gastrointestinales, mientras que la alergia a la leche puede provocar una variedad de síntomas, incluyendo reacciones cutáneas, respiratorias y gastrointestinales.

Alimentos con trazas de leche

Ante una alergia diagnosticada es clave la eliminación de leche, derivados y productos que la contengan de la dieta. Pero también se debe prestar atención rigurosa al etiquetado de los alimentos, teniendo en cuenta que podemos encontrar leche como alérgeno oculto. Las proteínas de la leche de vaca se encuentran en lácteos y derivados, pero también están presentes en otros productos como:

Bollería y chuches

  • Pan y productos de bollería
  • Fiambres y embutidos
  • Pescados congelados
  • Golosinas y chocolates con leche
  • Conservas
  • Cosméticos
  • Medicamentos
  • Además de productos en los que se indiquen caldos deshidratados, aromas o grasas animales

La lactosa, no provoca una reacción del sistema inmunitario, pero como hemos explicado pueden desencadenar reacciones en individuos muy sensibilizados o intolerantes a la lactosa. Así que si la intolerancia de estos es grave, también debieran vigilar estos alimentos.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.