Diferencias entre intolerancia y alergia alimenticia

5111904336_a04b0371b3_o

Necesitamos de los alimentos para transformarlos en energía y combustible para funcionar diariamente. Sin embargo, cada cuerpo es diferente y ciertos alimentos pueden sentarnos mal y producirnos síntomas bastantes incómodos provocados por una mala digestión.

Seguramente has consumido alguna vez alguna comida y pasadas las horas te ha sentado mal, a veces por desconocimiento de saber si se se tiene intolerancia o no a algún alimento o simplemente te ha sentado mal, analizamos a continuación las intolerancias alimenticias más comunes que podemos encontrar. 

Trataremos de ver cuáles son las principales intolerancias y cuáles son los síntomas característicos de cada una de ellas. Hay que destacar una diferencia, no es lo mismo tener intolerancia a un alimento que ser alérgico, porque el ser alérgico a un alimento desencadena una respuesta más grave y fuerte del sistema inmunológico.

El padecer una intolerancia se debe normalmente a la falta de componentes necesarios en nuestro cuerpo para tener una correcta digestión, y en este caso el sistema inmune no interviene en ningún momento. A excepción de la intolerancia al gluten que sí que presenta alteraciones del sistema inmunológico.
132244825_dbf0e21d9f_o

Alimentos más comunes

En los niños las intolerancias más comunes son la leche, los pescados y los huevos. Mientras que en los adultos, se encuentran entre los más culpables los mariscos, pescados y frutos secos. Padecer intolerancia a un producto no significa que ese alimento esté vetado, tan sólo significa que hay que tenerlo en cuenta y tomar precauciones y estar al tanto de las cantidades que se están tomando.

Síntomas

Son varios los síntomas más comunes que aparecen cuando tomamos un alimento que nos sienta mal, en las alergías lo más común es padecer urticaria, erupciones, hinchazón de labios o párpados, ojos rojos, tos, vómitos, diarrrea y congestión nasal. Otros síntomas menos comunes es tener dificultad para respirar, hipo-tensión o mareos.

Las intolerancias en cambio, no presentan síntomas tan clarividentes por eso pasan desapercibidas en mayor número de veces, entre los síntomas se encuentra el dolor abdominal, gases, diarrea, vómitos, etc.  Las alergias generalmente aparecen pasada una media hora o una hora después de la ingesta, en cambio, la intolerancia puede tardar hasta 72 horas después de tomar el alimento, otra de las razones por las que es más complicado averiguar qué comida es la que te está indigestando.

Intolerancias más reconocibles

Intolerancia a la lactosa

Esta intolerancia es de las más comunes y se debe a que el sistema digestivo es incapaz de digerir la lactosa, es decir, el azúcar de la leche. Se produce por el déficit de lactasa que nuestro organismo no es capaz de producir con una cantidad suficiente. Esta enzima es la encargada de digerir la lactosa y absorber el azúcar de la leche. Esta intolerancia puede ser de dos tipos, que sea permanente o pasajera.

8312093616_3b4925afbf_k

Celiaquismo

Ser celíaco significa que eres alérgico al gluten, el gluten es una glucoproteína que está presente en el trigo, en la avena y en el centeno.

Tener intolerancia al gluten se traduce en que el intestino delgado no es capaz de digerirlo y en consecuencia se produce una reacción inflamatoria a nivel intestinal. Esta intolerancia sí que está presente durante toda la vida de la persona que la sufre.

Los síntomas son pérdida de peso, de apetito, vómitos, náuseas, diarreas, pérdida de masa muscular. Los alimentos libres de gluten, entre muchos otros, son leche y derivados, huevos, verduras, hortalizas, maíz, arroz, miel, legumbres, aceites o café.

Intolerancia a la sacarosa

Consiste en la intolerancia al azúcar común y debe a la falta de una enzima denominada sacarasa. Dicha falta dificulta la correcta digestión de la sacarosa con los síntomas ya conocidos como diarreas, flatulencias, dolores abdominales, etc.

2601739691_1cfaeecb48_b

Intolerancia a la fructosa

La fructosa es conocida también como levulosa, es el azúcar presente en las frutas, ciertos vegetales y la miel. Si no consigues tolerar la fructosa, significa que tu cuerpo no puede digerir este tipo de azúcar. Es muy importante destacar que un profesional es el que verdaderamente te va a ayudar a detectar si tienes intolerancia a algún alimento.

Una intolerancia no es algo que haya que dejar pasar, porque con el tiempo puede causarte graves problemas de salud si no se detecta y si no se evitan esos alimentos. La intolerancia alimentaria es la responsable de que muchos nutrientes no se absorban correctamente, por lo que a la larga puede causar problemas en el organismo.

A día de hoy, hay que estar muy pendiente de si se tiene alergia o intolerancia a algún alimento. En el caso de las alergias hay que tenerlas muy presentes porque toar alimentos a los que eres alérgico puede provocarte incluso la muerte, por esta razón, recomendamos que a la mínima sospecha de alergia, acudas a tu médico de cabecera para que te realice las pruebas pertinentes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *