Dieta carnívora: ¿Qué es? ¿Es saludable?

Las dietas y diferentes formas de alimentación que surgen en el presente, son cada vez más variadas. La mayoría son alimentos bien conocidos de toda la vida pero que toman protagonismo en unas u otras dietas.

Debemos tener en cuenta que el ser humano es el único animal que se toma tantas molestias por la dieta, el resto de animales comen cuando tienen que comer y lo que naturalmente su cuerpo les indica que deben comer y dejándose llevar, por tanto, por sus instintos.

Es complicado valorar cuál es la dieta que mejor puede resultar para el organismo del ser humano. Sin embargo esto tiene también mucho que ver con nuestra genética si somos más homo sapiens o más Neardental. Ésto podemos determinarlo realizando unos estudios de ADN. El organismo de aquellas personas que tengan mayor porcentaje de Neardental tendrá una mayor predisposición por la carne dentro de la dieta. 

Otra cosa que debemos tener en cuenta es que la forma de alimentarnos no debe definirnos. Y, es que muchas dietas van de la mano con ciertas ideologías como podría ser el veganismo. Y si una  persona deja de ser vegana, por ejemplo, lo más probable es que pueda ser rechazada por otras personas debido a que se asocia con una cierta ideología y se concibe que deja de tener esa ideología tan marcada o que ha cambiado de parecer.

Quizá pueda interesarte:

Alimentación a lo largo de la historia

La humanidad comenzó consumiendo grandes mamíferos y por tanto eran prácticamente carnívoros. Las plantas se fueron incorporando a la dieta en pequeñas cantidades y cuando estaban disponibles en la naturaleza. Hay que tener en cuenta que aquellas tribus como los Neardentales que vivían en las partes más frías de Europa tenían poca disposición de vegetales y por ello su genética predispone más a la alimentación de carne.

Hoy día sigue habiendo tribus que son mayoritariamente carnívoros como el caso de los inuit, que solo comen de lo que extraen del mar. También hay tribus en África que consumen principalmente carne. Hay una gran cantidad de estudios que analizan las dietas ancestrales y cuáles pueden ser las mejores opciones para el ser humano.

Es cierto, que hace años existió un posible antecedente del humano (el paranthropus boisei) que se alimentaba solo de vegetales duros y por tanto desarrollo un aparato digestivo que pudiera digerir este tipo de alimentos. Sin embargo, esta especie, similar al Australopithecus en muchos aspectos, se extinguió.

De manera que nuestra carga genética y por tanto nuestro organismo, está preparado para comer carne y grasas y productos animales en general, pero no tanto para el consumo excesivo de vegetales. El ser humano carece de un sistema digestivo como el que tienen los herbívoros y que sea capaz de transformar las plantas en nutrición. Por tanto, es mucho más complicado en general, conseguir todos los nutrientes que necesitamos consumiendo plantas respecto a la nutrición que aporta la carne.

También hay que ser conscientes de que los herbívoros, como por ejemplo un gorila o una vaca, deben consumir toneladas de plantas para conseguir alimentar a sus organismos. Además, si se observa su aparato digestivo las diferencias con el del ser humano son importantes. Estos animales pueden transformar los vegetales en ácidos grasos esenciales algo que el ser humano no puede. Otro apunte importante, es que prácticamente cualquier herbívoro si tiene la oportunidad de comer otro animal lo va a comer, porque instintivamente saben que van a encontrar una fuente de nutrición más biodisponible y rápida.

¿Qué es mejor consumir en la actualidad?

osobuco

Recordemos que el ser humano es omnívoro y por tanto tiene la posibilidad de comer prácticamente cualquier alimento a su alcance. Ahora bien, una cosa es que podamos comer de todo y otra es el aporte nutricional y cómo siente a nuestro organismo cada tipo de alimento.

Hay muchas intolerancias que derivan de un abuso de ciertos alimentos para los que el organismo no está genéticamente preparado como es el caso del gluten o de los productos lácteos. Los vegetales, que no pueden defenderse de sus depredadores de manera física, presentan unas defensas en forma química que llamamos antinutrientes. Todo ser vivo tiene su mecanismo de defensa para sobrevivir de cualquier depredador. El ser humano puede lidiar con algunos de estos antinutrientes o «venenos» pero hay quienes mejor y quienes peor y de ahí salen las intolerancias o alergias a ciertos alimentos.

Hay muchas personas que siendo veganas han debido abandonar ese estilo de vida por haber dañado su aparato digestivo.

Plantas como granos, legumbres, gluten, etc.. son altas en tóxicos naturales y dañan nuestro organismo si abusamos de ellas. Una forma de comprobar esto en nuestro propio organismo es dejar a un lado este tipo de alimentación durante varias semanas y observaremos como el cuerpo s desinflama y nos sentimos más ligeros.

Debemos ser conscientes de que los vegetales, cereales, etc. no nos van a aportar mucha nutrición porque no estamos preparados para ellos. Eso sí, somos omnívoros y por tanto podemos llegar a extraer algunas cosas de los vegetales consumiéndolos de manera adecuada.

Los productos animales, sin embargo, no tienen estas defensas químicas que presentan las plantas. Además, son productos que se procesa en el estómago y el intestino delgado. Se deshacen gracias a los ácidos y enzimas que tenemos y pasan al torrente sanguíneo directamente aportando solo nutrición. Los vegetales, que no pueden ser digeridos como aquellos con mucha fibra por ejemplo o el gluten, pasan directamente al intestino grueso para ser desechados y ahí fermentan pudiendo producirnos problemas importantes.

Por tanto, lo más recomendable es escuchar y observar a nuestro organismo y ser conscientes de qué es lo que mejor nos sienta a cada uno. También es posible que unos vegetales sean más favorables que otros. De manera que os recomendamos comenzar una alimentación conscientes para tener una buena salud.

Quizá pueda interesarte:


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.