Descubre los tipos de estrés más habituales

factores de estrés

¿Sabías que existen diferentes tipos de estrés? Hablamos de algo muy común en nuestra vida, porque en cualquier momento, la palabra estrés puede aparecer de la nada. por eso, siempre conviene saber bien a qué se refiere exactamente y los tipos que nos podemos encontrar de este problema.

Seguro que sabes que siempre se le denomina como una respuesta o una reacción que se dispara en nuestro cuerpo. Claro que dicha reacción siempre estará provocada por un problema que hay detrás. Hoy hablamos un poco más sobre ello y como no, sobre todos los tipos que nos vamos a encontrar.

¿Qué es el estrés?

Aunque seguro que ya sabes la respuesta, no está de más el comentar que se trata de una respuesta o una defensa del organismo. Esto es debido a que quizás estemos sometidos a una grave presión y por ello, nuestro cuerpo tiene que reaccionar para intentar mediar entre ello. De ahí que haya una cierta alteración que va a cambiar todo el proceso de nuestro cuerpo, hasta que pase dicha fase y pueda volver a su estado normal. Pero aunque ahora lo veamos así por encima, es cierto que esto puede durar tiempo y que puede tener desencadenantes bastante complejos, que darán lugar a problemas mayores si no se resuelve.

tipos de estrés

Tras todo ello, los desencadenantes ya sabemos que son un estado de ánimo más nervioso e irascible, así como también cambios en nuestro humor, lo que altera todo tipo de situaciones personales y la calidad de la misma. Pero también podremos notar problemas intestinales o dolores físicos, entre otros. En función de cómo sea cada una de ellas, tendremos que hablar de un tipo o bien de otro de estrés. ¿Los conoces todos?

Tipos de estrés

Los tipos de estrés pueden ser varios, es cierto, porque no siempre se dan de la misma manera. Pero aún así se puede establecer en estos grandes grupos que siguen:

Estrés agudo

Quizás es uno de los más frecuentes, porque se dice de él que es el que se origina en ciertos momentos. Es decir, de manera puntual. Siempre se desencadena después de una situación límite a la que estamos sometidos. Pero como hemos dicho, se supone que tiene una duración determinada. Lo que hace que no se prolongue en el tiempo. De ahí que este primer tipo sea más sencillo de tratar. Te notarás más cansada, con cierta tensión en todo el cuerpo, que puedes notar a través del ritmo cardíaco o bien, en forma de dolores de cabeza o cuerpo en general.

prevenir estrés

Estrés episódico

Se genera porque parte del estrés agudo pero en este caso se va repitiendo con más frecuencia. Lo que parecía comenzar por un episodio de estrés agudo, al final se trata de unas secuencias repetitivas que no cesan. Por lo que se convierte en episódico y en forma de bucle. Esto es derivado a que en su vida cuenta con una gran presión. Es cierto que en ocasiones, nos la encontramos en personas que ya tienen ansiedad, un carácter un tanto menos afable y en personas pesimistas. Ya que la negatividad hace que no podamos salir de ese bucle. Al ser tan repetitivo, es cierto que también  los síntomas se instalar de una manera más permanente y los dolores o malestares serán más complicados.

Estrés crónico

Cuando tenemos una situación en la vida, a la que no le vemos la salida, entonces puede llevarnos a un estrés de tipo crónico. Al que se le puede añadir problemas familiares y también en el trabajo. Todo ello repercute y al final, nunca se llega a ver la luz para poder salir de él. Hace falta buscar en el comienzo para poder seguir avanzando. Porque este tipo de estrés sí nos puede llevar a un fatal desenlace. Por lo que antes de todo ello, debemos ponernos en manos expertas que puedan ayudarnos. Buscar ayuda profesional, cambiar hábitos y luchar por metas o motivaciones son algunos pasos básicos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.