Descansa y duerme del tirón en los meses del verano

Con la llegada del verano, la subida de temperaturas provoca que las personas tengan dificultades para conciliar el sueño. Hoy te daremos los mejores consejos para dormir en verano sin pasar calor.

En los meses de verano muchas personas no consiguen descansar bien, el calor, la humedad y los cambios bruscos de temperatura hacen que nuestro cuerpo no esté a gusto durante todas las horas de la noche.

Es más complicado conciliar el sueño en verano porque las temperaturas son muy altas y si no tenemos algún ventilador o aire acondicionado a mano puede ser una tarea complicada de solventar.Te queremos contar los mejores consejos para que puedas mejorar tus noches y conseguir un sueño reparador.

El verano suele gustar a la mayoría de las personas, sin embargo, si eres de los que sufre sofocos durante la noche y no consigues dormir no te preocupes, los consejos que te daremos te ayudarán a mejorar tu situación.

Consejos para evitar el calor y dormir fresco en verano

Sigue leyendo este listado para  conocer qué puedes hacer para poder descansar mejor por las noches de verano. ¡Toma nota!

Ducharse antes de acostarse

Una buena idea es tomar una ducha rápida con agua tibia para refrescar nuestro cuerpo y rebajar nuestra temperatura corporal. Aunque parece algo obvio, no todas las personas lo tienen en mente.

Si te duchas antes de acostarte notarás que descansas mucho mejor. Te aconsejamos no secarte con una toalla sino secarte de forma natural y paulatina.

Hidratarse es importante

No olvides beber mucha agua, el cuerpo en verano necesita una cantidad extra de agua para así contrarrestrar la sudaración y la eliminación de líquido a través de los poros de la piel.

Esto repercutirá notablemente en tu calidad de sueño. Sin embargo, ten en cuenta que si bebes mucha agua antes de dormir puede que te levantes a media noche para ir al baño, por lo que bebe moderadamente antes del gran descanso.

Ventila la habitación

Es importante abrir las ventanas. Ábrelas una hora antes de acostarte, así entrará cierto frescor de la calle una vez que el sol se haya ido y así lograrás ventilar y ayudarás a que el aire circule con facilidad.

Lo ideal es cerrarlas durante la noche por si entra calor por la noche. La temperatura corporal desciende cuando dormimos al igual que la temperatura exterior.

No olvides cerrar las persianas y cerrar las ventanas durante el día, evita que la luz directa del sol se meta en casa.

Comprueba tu almohada

La almohada no nos debe hacer sudar, por lo que comprueba si tu almohada es la adecuada para ti. Busca un cojín más pequeño y firme para evitar que una más grande te arrope y te de más calor del normal.

Las almohadas de espuma y alforfón son las ideales para esas noches de verano. Dan buen soporte a las cervicales y ayudan a que el aire circule con facilidad.

Busca ropa de algodón

El algodón es uno es los mejores tejidos que podemos tener tanto en nuestro pijama como en nuestras sábanas. Evita los materiales sintéticos como el nailon porque no son transpirables y te hacen estar más caliente.

Evita las cenas copiosas y beber alcohol

El alcohol y las comidas pesadas aumentan la digestión y el trabajo en el intestino haciendo que la temperatura del cuerpo aumente. El sueño es más difícil de conciliar y hace que descansemos mal. 

En verano por lo tanto, aunque sea más complicado no bebas mucha cantidad de alcohol justo antes de acostarte, a tu cuerpo le costará metabolizarlo.

Lávate la cara, manos y pies

Del mismo modo que ducharse ayuda a rebajar la temperatura corporal, también te aconsejamos limpiarse la cara, las manos y los pies antes de acostarse. 

Con tan sólo pasar un paño húmedo por esas zonas conseguirás refrescarte al instante, puedes añadir además un poco de colonia fresca para engañar así a tu cerebro.

Con estos consejos comprobarás cómo tu descanso mejora, se acabó el dormir mal durante esos meses más cálidos del año. Si con todo esto necesitas un extra, busca ventiladores que no te den directamente en el cuerpo o cara porque podrías enfermar sin desearlo.

Lo ideal son los ventiladores que se colocan en el techo porque permiten regular su potencia, son muy silenciosos y el aire es como una suave brisa. No es nada aconsejable utilizar aire acondicionado porque a parte de que consume gran cantidad de luz y se vería afectada nuestra factura mensual, puede provocarnos enfermedades respiratorias así como que no es beneficioso para el medio ambiente.

Cuéntanos tus mejores trucos para descansar adecuadamente en verano.


Categorías

Belleza

Soy Paula, aunque no me importa que acorten mi nombre en Pau. Estudié comunicación audiovisual y estoy empezando a trazar un camino hacia un futuro profesional. Entre radio, televisión y pequeñas productoras dejo un hueco de mi agenda para compartir con vosotros lo más interesante que me encuentre por este camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.