Depresión posparto, todo lo que debes saber

Depresión posparto

Idealizar la maternidad supone un riesgo tan grande para la madre, que muchas mujeres sufren problemas durante toda su vida a causa de ello. Ser madre no es fácil, no es un camino de rosas en el que todo es amor, felicidad y ternura. Aunque son muchos los momentos en los que se viven esos sentimientos, en los principios predomina el agotamiento, el agobio, la falta de descanso y la sensación de pérdida de control.

Si además de todo ello, se suma el desajuste hormonal tan brutal que sufre la madre nada más parir, encontramos una olla a presión a punto de estallar. Sentir tristeza cuando acabas de tener un bebé es más normal de lo que puedas pensar. El problema es que es una normalidad que a día de hoy todavía se oculta, porque la maternidad está idealizada a unos niveles, que sentir tristeza te lleva, irremediablemente e injustificadamente, a sentirte mala madre.

La depresión posparto

Tristeza en el post parto

Cuando una mujer está embarazada, se pasa varios meses pensando en cómo será su bebé, a quién se parecerá o si nacerá en su fecha probable de parto. Pocas mujeres se paran a pensar en cómo será la adaptación a la nueva vida, cuántos cambios tendrá que asumir en la nueva situación, cómo cambiará la relación de pareja o si tendrá sentimientos positivos durante todo el tiempo.

Si nos enseñasen a pensar en ello, muchas mujeres podrían evitar en gran medida pasar por una depresión posparto. Porque en muchos casos se trata de una simple cuestión de desconocimiento, una situación abrumadora que te da de frente en las narices y no sabes controlar. Eso es en definitiva la depresión posparto, una depresión que puede ir de moderada y convertirse en intensa en algunos casos.

Este sentimiento aparece después de dar a luz, aunque no tiene por qué ser exactamente después del parto. La depresión posparto se ha manifestado incluso un año después de dar a luz. Aunque en la mayoría de los casos, se suele dar durante los tres primeros meses de vida del bebé. Estos primeros momentos, vienen llenos de cambios, de falta de descanso, de dedicación absoluta al bebé, ausencia de tiempo personal y por si fuera poco, un trastorno hormonal muy fuerte.

Todas estas circunstancias pueden transformarse en una tristeza y sentimiento de culpa en la madre, que no puede disfrutar de la maternidad tal y como establece la imagen idealizada de la sociedad. Sin embargo, cada vez son más las mujeres que hablan abiertamente sobre la depresión posparto, lo que sin duda resulta de alivio para todas aquellas que la sufren en silencio, con vergüenza y culpabilidad.

Síntomas de la depresión posparto

Sentimientos tras la maternidad

Cuando una mujer comienza a mostrar síntomas de depresión posparto, hay que darle importancia y tomar medidas de forma inmediata. Porque lo que comienza como una tristeza, puede convertirse en una enfermedad mental grave, y eso es lo que es la depresión posparto. Es fundamental no banalizar los sentimientos de una madre en ese estado, es primordial tomar medidas y ayudar a mejorar el estado, incluso, acudir a los servicios de un profesional.

Estos son algunos síntomas comunes de la depresión posparto.

  • Tristeza muy profunda, dificultad para sentir alegría en ningún momento
  • Deseo de dormir en cualquier momento
  • Irritabilidad, pérdida de control  de las emociones
  • Cambios de humor repentinos
  • Llanto constante
  • Aislamiento, evitar tener contacto con familiares y con cualquier persona
  • Desesperación
  • Ansiedad
  • Pérdida de apetito
  • Dificultad para relacionarse con el bebé más allá de los cuidados que este requiere

La depresión posparto es un problema grave, que puede derivar en una depresión general muy severa. Cuanto antes se trate el problema, más probabilidades de superarlo sin consecuencias habrá. Porque una madre puede sentirse desbordada en muchos momentos. Tener un bebé es una responsabilidad enorme y una transformación de la vida en todos los niveles. Pero con apoyo, ayuda real tanto física como emocional, tiempo y comprensión, es posible salir de ello y comenzar a disfrutar de una maternidad real.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.