Cómo decorar una habitación infantil sin conocer el sexo del bebé

Aún no soy madre pero un pensamiento que me ha acompañado a lo largo de los últimos años de mi vida es que el día que me quede embarazada no quiero saber el sexo del bebé hasta el mismo día que nazca. No tengo un motivo concreto para hacerlo pero quiero llevarme esa sorpresa el mismo día que vea su cara y pueda tenerlo o tenerla entre mis brazos. Es por esta razón que hago este artículo, porque sé que somos algunas, no muchas, las mujeres que queremos hacer esto mismo y que hay pocas referencias de decoración respecto a esto.

Decorar una habitación infantil en espera del nacimiento de un hijo es uno de los momentos más satisfactorios para unos padres: elegir el color de las paredes, los detalles, algún que otro vinilo infantil, los muebles, la cuna, algún que otro peluche, etc. En internet encontramos miles de referencia respecto a decorar una habitación infantil de niña y una habitación infantil de niño, pero ¿qué pasa cuando aún no sabemos o no queremos saber el sexo del bebé que nacerá? Sólo nos quedan dos opciones: arriesgarnos y dejarnos llevar por nuestro instinto o pálpito femenino (suele ser bastante efectivo pero no infalible) o bien, buscar elementos decorativos unisex.

¿En qué basaremos nuestra búsqueda?

Lo primero de todo, y antes de seguir con la narración de este artículo, es que defiendo plenamente que tanto niños como niñas puedan llevar absolutamente todos los colores del arcoiris. ¿Por qué hacer siempre lo típico de azules para niños y rositas para niñas? Pero como casi todo en la vida, esto es cuestión de gustos…

A la hora de elegir tanto el color de las paredes, muebles, cortinas y demás elementos decorativos deberemos optar por colores unisex: amarillo, blanco, beige, rojo, verde agua, naranja, color madera, etc. Esta opción es ideal sobre todo para aquellos padres que quieren decorar una habitación infantil de forma alegre y colorida. Sin embargo, si te gustan las decoraciones más neutras, sencillas y tranquilas, puedes optar por unas tonalidades en blanco o beige, para paredes y muebles, por ejemplo, rompiendo ocasionalmente con colores más vivos con peluches, cortinas, lámparas y sábanas. De esta manera, tendremos una decoración algo más sosegada casi en su totalidad pero teniendo esos detalles que la hacen tan característica de una habitación infantil.

Dos muebles que no deben faltar: cuna y cambiador

En toda habitación infantil de bebé debe haber una cuna y un cambiador. Se podría decir que son los dos imprescindibles de cualquier habitación de bebé.

La cuna debe ser cómoda para el bebé principalmente. Cumpliendo este requisito básico puedes elegirlas entre esas que son sólo cuna, con un poco de balanceo para mecer al bebé, o bien, aquellas que llevan cajones incorporados. Estos cajones te ayudarán sobre todo a mantener el orden y ahorrar espacio para todas sus ropitas. De todas es sabido, tanto mamás como para las que aún no lo somos, que los niños crecen muy rápido y van dejando la ropa pequeña enseguida, por lo que en sólo un año de su nacimiento podemos acumular bastante ropa. Será en esos momentos cuando daremos gracias por tener algún que otra cajonera extra.

Con el cambiador sucede más o menos lo mismo que con la cuna. Puede ser un cambiador básico, con sólo lo indispensable para colocar algunos pañales, aceites de bebé y un par de toallas o bien puede ser bastante más completo para que no sólo podamos guardar en él las cosas del baño del bebé sino también alguna ropita básica: bodies, pijamas, baberos, etc.

Otro indispensable en un cuarto infantil de bebé son los juguetes: no te olvides que con ellos propiciarás sonrisas en tu bebé, los tendrás entretenidos jugando y serán sus primeros “amigos” en este mundo tan nuevo para ellos. Un cuarto de niño o niña sin juguetes es como un cuarto vacío.

Y tú, ¿cómo prefieres que sea la habitación de tu bebe: de colores neutros claros y con toques de color en algunos elementos o con mucho colorido y alegría? Si estás en la espera de ese bebé tan deseado, ¡enhorabuena! ¡Que disfrutes por siempre la experiencia de ser mamá!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *