Qué debes saber sobre el alcohol y el embarazo

Existen investigaciones que muestran que cada vez hay más niños que se ven afectados por trastornos del alcoholismo fetal de lo que se pensaba años anteriores. Esto ocurre cuando una mujer está embarazada y consume alcohol. Este es un tema controvertido puesto que hay expertos en ambos lados del debate, pero por norma general, la comunidad médica desaconseja fervientemente que las mujeres embarazadas o aquellas que intentan concebir, que tomen alcohol.

Son demasiados los niños que nacen con trastornos a causa del consumo de alcohol de sus madres. Esto contrasta marcadamente con investigaciones previas que estimaban que uno de cada 100 niños caía en el espectro de trastornos relacionados con el consumo de alcohol en la madre (en Estados Unidos).

Los trastornos del alcoholismo fetal

Los trastornos del alcoholismo fetal pueden provocar problemas físicos y de conducta, así como dificultades para aprender. Aunque estos peligros han sido ampliamente publicitados, el mensaje que transmite el verdadero costo de beber durante el embarazo (e intentar concebir) puede haber experimentado una desconexión en la sociedad.

Es muy importante que todo el mundo tome conciencia de la importancia de que las mujeres embarazadas no tomen alcohol durante los meses de gestación.

Se necesita más información

La sociedad necesita más información de forma compasiva y afectuosa para que las mujeres puedan adoptar comportamientos saludables durante todo el embarazo o incluso antes, cuando quieran concebirlo. En términos de alcohol, esto incluye no beber en exceso o no beber en absoluto.

Muchas mujeres se sorprenden al saber que su consumo excede un nivel seguro de consumo de alcohol en el embarazo. Pueden vivir o relacionarse con otras personas que beben cantidades similares de alcohol y consideran que su consumo de alcohol es normal, y les restan importancia, pero es peligrosos.

Por eso, es necesario educar a todas las mujeres que están embarazadas o que piensan estarlo para que aprendan a explorar estrategias adecuadas para no beber alcohol. Incluso si la mujer embarazada tiene adicción al alcohol, deberá buscar el consejo de un profesional para que pueda guiarle en el proceso sin necesidad de tomar bebidas alcohólicas.

Beber alcohol en el embarazo es peligroso

El término: ‘consumo excesivo de alcohol’ parece que no es tan extremo, pero sí lo es. Según un estudio publicado en 2015 en Pediatrics, el consumo excesivo de alcohol se define como ‘un patrón de consumo que aumenta la concentración de alcohol en la sangre de una persona a 0.08% o más’.

Esto se aplicó originalmente a lo que se consideraba cinco o más bebidas estándar. Una bebida estándar es típicamente la cantidad de alcohol que se encuentra en una copa de vino o un vaso de cerveza. Sin embargo, en 2004 el Instituto Nacional sobre Abuso de Alcohol y Alcoholismo cambió la definición de consumo excesivo de alcohol para las mujeres a :’la toma de más de cuatro tragos’.

El 50% de los embarazos no son planeados y una mujer puede seguir bebiendo alcohol sin saber que está embarazada en las primeras etapas de desarrollo de un feto en crecimiento. A diferencia del autismo, el síndrome de alcoholismo fetal es 100% prevenible. Definitivamente se recomienda a las mujeres que no toman anticonceptivos que sean conscientes del consumo excesivo de alcohol, especialmente después de la ovulación hasta el próximo período.

También es importante que las mujeres que empiezan a tomar las vitaminas preconceptivas (es bien sabido el valor de tomar ácido fólico meses antes de concebir para reducir los defectos de la médula espinal y el autismo) tampoco tomen alcohol.

El consumo de alcohol no es seguro en ningún momento durante el embarazo, sin importar si se considera en las primeras etapas o en el tramo final. El alcohol puede afectar al feto en cualquier etapa del embarazo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *