¿Cuidas bien tu cabello?

¿Cuidas bien tu cabello? Si después de leer esta pregunta has dudado qué responder es que no estás muy segura de la respuesta… Hoy, desde Bezzia, te daremos unos consejos de cómo cuidar tu cabello dependiendo de cómo lo tengas (seco, graso, fino o grueso) y también te explicaremos de qué se compone nuestro pelo y cómo podemos evitar ciertas agresiones externas que sufre cada día.

El cabello y sus cuidados generales

Una cabeza que no sufre de problemas de calvicie tiene entre 100.000 y 120.000 cabellos. A diario perdemos entre 50 y 100, que se sustituyen por otros nuevos. Tanto en esta época del año, otoño, como en primavera, la caída del cabello sufre un gran incremento, pero esto es algo normal en su ciclo vital y no debemos de preocuparnos en exceso.

El pelo es una materia viva que se somete a diario a agresiones de diversa índole. No sólo nos referimos a las agresiones externas como pueden ser el viento, el frío, el sol, el agua del mar o de la piscina, sino también a las preocupaciones que tengamos, al estrés, a los problemas, etc. También hay que mencionar el calor de planchas, tenacillas, espuma, gomina, etc. Todas estas causas provocan en el pelo deshidratación, sequedad y falta de brillo. Para que nuestro cabello no sufra todo esto deberemos prestar especial atención en 4 pasos fundamentales de nuestro cuidado diario:

El cepillado:

A priori puede parecer que este paso carece de importancia, pero realmente no es así. Cepillar nuestro cabello aporta flexibilidad y brillo. Su misión es mantener el pelo limpio, sin restos de polvo y estimular el cuero cabelludo. Por esta razón, cepillaremos nuestro cabello cada noche y más si lo hemos llevado recogido durante el día para oxigenarlo. Si tienes el cabello muy fino y se suele enredar con facilidad también te aconsejamos un buen cepillado antes de lavarlo.

La elección del cepillo también es importante. El más adecuado es el de cerdas de jabalí, flexibles, cortas y de puntas redondeadas. Los cepillos de doble púa no lo recomendamos, ya que la púa interior suele ser de punta cuadrada y esta rompe bastante el pelo.

El champú:

Lo primero de todo es saber en qué estado se encuentra nuestro cabello para elegir un determinado producto, pero en términos generales no recomendamos por ejemplo esos geles de baño y cabello, 2 en 1, ya que suelen quitarle brillo al cabello y lo resecan.

Para los cabellos normales, sin caspa, se recomiendan los champús suaves y de uso frecuente. Para los cabellos grasos se recomiendan champús que sean algo astringentes. Los que contienen mentol o limón van genial para estos. Y para los cabellos secos se recomiendan champús con componentes como el aceite de argán, karité, seda u otros similares que aporten suavidad e hidratación a nuestro pelo.

A la hora de lavar nuestro cabello tenemos que tener presentes varios detalles:

  1. El agua debe estar tibia o fría, nunca caliente ya que puede agredir el folículo piloso.
  2. Echaremos unas gotas de champú, nunca en exceso, ya que puede resecar.
  3. Aplicaremos un masaje con movimientos circulares por todo el cuero cabelludo. Estos movimientos hacen que el cuero no se endurezca y se estimula también la circulación sanguínea.
  4. La aplicación directa del champú irá de raíces a puntas. No aplicar directamente en puntas para no romperlas ni resecarlas.

Acondicionador y secado

Usaremos una loción acondicionadora o mascarilla dependiendo de las necesidades de nuestro cabello. Lo que busca principalmente este tipo de productos es un desenredado fácil del cabello, suavidad, protección frente al calor o frío exterior y manejabilidad. Luego dependiendo del producto que elijamos para esta finalidad encontraremos algunos que den volumen, otros especiales para pelo rizado que no apelmacen nuestro pelo, etc.

El secado del pelo empieza con varios toques de toalla. Nunca frotaremos, únicamente cogeremos el cabello, lo envolvemos con la toalla y presionamos un par de veces únicamente para quitar el exceso de agua. Lo más recomendable es dejar que el cabello se seque al aire libre pero cuando no podamos realizar esto, lo secaremos con un secador a no menos de 15 centímetros de distancia con nuestro pelo.

No hace falta decir que tanto las planchas como las tenacillas resecan bastante nuestro cabello, así que cuanto menos las usemos mucho mejor. Si  no tenemos más remedio que usar estos utensilios, aplicaremos una loción protectora del calor previamente a su utilización.

Consejos útiles

  1. Elegir el champú adecuado para cada tipo de cabello.
  2. Los cabellos normales necesitan champús suaves debido al uso frecuente con el que serán lavados.
  3. Los geles neutros que son tanto para piel como para cabello suelen resecar bastante y quitar brillo.
  4. Los cabellos que presenten grasa, exceso de sequedad o caspa deberán tratarse con un champú especial para su problema e ir combinándolo con uno de uso normal.
  5. El aclarado debe ser abundante y con agua fría o tibia.
  6. No debemos usar acondicionador a diario para no ocasionar una sobrehidratación del cabello. Como mucho lo usaremos unas 3 veces por semana.
  7. Nunca hay que desenredad el cabello mojado con un cepillo, porque se quiebra. La mejor manera es utilizar un peine de púas anchas y redondas.
  8. El pelo se seca presionándolo con una toalla, pero sin frotar.
  9. Usaremos una mascarilla capilar una vez por semana o por quincena. Es esencial para nutrir nuestro cabello.
  10. Nunca secaremos el cabello con secador a menos de 15 centímetros de distancia.

Una vez sepas de qué tipo de cabello dispones ya puedes hacerte con lo esencial para su cuidado. No olvides cepillar tu cabello cada noche, aunque pueda parecer una tontería, con este paso cuidamos bastante nuestro pelo.

¡Feliz fin de semana!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.