Cuidados de los pies durante el invierno

Cuidados de los pies

Los pies permanecen escondidos en calcetines durante el invierno, pero esto no quiere decir que no requieran sus cuidados específicos. Así que os vamos a dar unas cuantas pautas e ideas para cuidar los pies durante esta temporada y que lleguen suaves y perfectos para el destape del verano, cuando saquemos las sandalias del armario.

En verano debemos tener cuidado con las quemaduras, las rozaduras y sobre todo con la hidratación. Pero en el invierno los cuidados cambian un poco, porque nos pasamos el día con botas, calcetines y cosas que nos abriguen. Desde luego hay que seguir con los cuidados básicos para añadir otros diferentes para la temporada invernal.

Usa calzado de calidad

Una de las cosas que son muy importantes para el cuidado de los pies es el calzado que compremos. No hay que olvidar que pasaremos la mayor parte del día con él, y que esto afecta directamente a la salud de los pies. Utiliza plantillas para evitar rozaduras y problemas en los pies y evita el calzado de plástico y de mala calidad, ya que no transpira y hace que el pie retenga humedad. Siempre debemos cuidar de que el calzado no apriete, para evitar daños y rozaduras, y que no sea demasiado estrecho. Hay calzado más ancho para las personas que tienen los pies especialmente anchos. Y los tacones muy altos y el calzado más estrecho es mejor dejarlo solo para ocasiones especiales en las que no tengamos que andar demasiado.

Evita la humedad

En invierno suele pasar que el frío y la humedad afectan a nuestros pies. Con la humedad podemos tener problemas de hongos, que son muy difíciles de combatir. Es por eso que siempre debemos elegir calzado que transpire, así como calcetines de algodón que cuiden los pies. Por la noche es mejor dejarlos al aire, con algo de crema hidratante. Es importante cambiar los calcetines si notamos en ellos humedad, para evitar estos hongos. Y siempre debemos llevar calzado que proteja para evitar coger frío en los pies.

Sigue hidratando

Hidratar los pies

Aunque podemos notar que en el invierno los pies no se resecan tanto, lo cierto es que van a necesitar cuidados e hidratación diaria. Utiliza cremas que sean untuosas para los pies. Las más aceitosas para la noche, cuando podemos poner unos calcetines y dejarlos impregnados de crema a modo de mascarilla nocturna. Este truco es perfecto para hacerlo todo el año. No hay que olvidarse de los pies en invierno. Es mejor hacerse con una crema hidratante específica para los pies, ya que suelen ser mucho más hidratantes que las del resto del cuerpo.

Acaba con las durezas

Durante esta temporada utilizamos botas y muchos calzado cerrado, pero aunque tengamos calcetines las durezas seguirán ahí si no las quitamos. Podemos utilizar las limas modernas, que vienen en rodillos que ayudan a quitar estas durezas sin tener que pasar demasiado trabajo. Así que con un par de veces que lo utilicemos a la semana tendremos unos pies mucho más suaves. Después de limar las durezas no hay que olvidarse de hidratar bien la zona para que no quede reseca y se irrite.

Cuida tus uñas

Pedicura

Aunque sea invierno también podemos pintarnos las uñas. Puede que no las veamos tanto como en verano, pero no está de más sentirse cuidada y utilizar esos tonos que tanto nos gustan en las uñas. Desde un rojo intenso a los tonos más típicos del invierno, como el verde oliva, el gris oscuro, el marrón o el granate. Podemos innovar en cuanto a colores en los pies porque durante esta temporada no tenemos que combinar el tono de las uñas con las sandalias o la vestimenta, por lo que tenemos mucha más libertad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *