Cuidados de la piel y el cabello para después del verano

Piel después del verano

Todas sabemos la importancia que tiene el tomar el sol con protector solar, el exfoliar e hidratar nuestra piel previamente para no broncearnos a parches, el aplicarnos un spray protector del calor en el cabello antes de ir a la piscina o playa, etc. Pero la pregunta es: ¿Sabemos también los cuidados de la piel y el cabello para después del verano? 

Si tan importante es acondicionar tanto nuestro pelo como nuestra piel antes del verano, más importante es aún si cabe, dejarla lista y preparada para la nueva temporada de otoño-invierno. A continuación te decimos porqué:

  • El cabello con el sol y el agua de mar y piscina tiende a secarse bastante. Además de esto, si tienes decoloración o mechas, estas tienden a aclararse consiguiendo un tono bastante oxidado que no queda nada favorecedor.
  • La piel sufre mucho exponiéndose al sol. Si no has utilizado un protector solar total, suponemos que algo de bronceado has cogido. Este bronceado queda muy bonito para el verano pero esto no es más que la pérdida de agua e hidratación de nuestra piel.

A continuación te diremos cómo podemos ponerle remedio a estos dos puntos.

Cabello suave, hidratado y bonito

pelo-estropeado-

Dicen que cortar por lo sano a veces es lo mejor y yo no voy a ser quien lo niegue. Si tienes el pelo seco, con las puntas muy abiertas y se te enreda con mucha facilidad a la hora de secarlo después del lavado, mi consejo es que pases por peluquería y te den un buen corte de puntas. ¡No te asustes! No tiene porque ser un corte profundo, ya que cortando las puntas abiertas, tendrías más que suficiente para seguir con el tratamiento post-verano.

La parte importante de este tratamiento post-verano es sin duda alguna la hidratación y nutrición del cabello. La exposición al sol hace que este pierda agua y por lo tanto tienda a secarse así que únicamente basta con darle lo que necesita. Apunta estas dos recetas de mascarillas caseras capilares para conseguir un pelo hidratado y sano:

Mascarilla de aceite de oliva y huevo

En un recipiente pequeño, bate un huevo y luego añádele una cucharada pequeña de aceite de oliva y dos cucharadas de mayonesa (seguro que en este momento estás pensando que el olor será insoportable, pero no te preocupes y sigue leyendo). Aplica la mezcla sobre el cabello y déjala actuar durante unos 15 o 20 minutos como mínimo. Pasado este tiempo, primero aclara con abundante agua el cabello y después lávalo con tu champú habitual. Si después del champú tienes por costumbre usar un acondicionador o mascarilla de alguna marca comercial, úsala también sin problema alguno. La hidratación será extra.

pelo-saludable

Mascarilla de aceite de almendras, miel y plátano

Para hacer esta receta sólo necesitas tener en casa aceite de almendras (puedes encontrarlo en supermercados, grandes almacenes o herbolarios), miel y un plátano (si es banana también os sirve). Coge un pequeño bol de plástico o cristal y una vez pelado el plátano machácalo con la ayuda de un tenedor o espátula de cocina. Cuando esté totalmente triturado vierte encima dos cucharadas soperas de miel y una cucharadita pequeña de aceite de almendras. Mezcla los tres ingredientes muy bien hasta formar una masa homogénea. Cuando la tengas aplícala por todo tu cabello (no sólo por las puntas) y realiza un masaje suave haciendo que penetre. Debes esperar 30 minutos para lavarte el cabello con normalidad. Y muy importante, no uses secador ni plancha después del lavado.

Estamos convencidas de que estas dos mascarillas te resultarán super efectivas a la hora de hidratar tu cabello. Puedes utilizar este tipo de mascarillas unas dos veces al mes, dependiendo de cómo de seco tengas tu cabello.

Piel hidratada, tonificada y sin arrugas

mascarillas-caseras

El principal problema que le vemos a la piel cuando tomamos el sol en exceso o sin protector es la aparición de arrugas. El envejecimiento cutáneo se hará más prematuro en aquellas mujeres que obvian las sombrillas y son adictas a la tumbona y al sol. Aún así, confiamos en que nos hayáis hecho caso antes del verano, que hayáis tomado el sol con precaución y en las horas de menos radiación, que hayáis usado una leche protectora con un factor de protección alto y que no os hayáis excedido en el número de horas de exposición.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, os vamos a dar unos pasos para que las “secuelas” del sol sean pocas y vuestra piel se vea mucho más joven, hidratada y tonificada.

  1. Exfoliación de la piel: Aplica una exfoliación en tu piel, tanto en la cara como en el cuerpo. En el mercado encontrarás infinidad de cremas exfoliantes tanto faciales como corporales y lo que harán estas es eliminar las células y pieles muertas más superficiales de nuestra piel. Es un paso 100% recomendable tanto al inicio del verano como al final.
  2. Sérum anti-envejecimiento: Como hemos dicho anteriormente, el sol seca mucho la piel promoviendo así la aparición prematura de arrugas. Por ello, nos haremos con un sérum anti-envejecimiento para la piel del rostro. Este sérum ayudará a que la crema hidratante o nutritiva que pongamos a continuación actúe mejor y se vean mejores los resultados deseados.
  3. Hidratante y tonificante: Para nuestro cuerpo, buscaremos una loción que sea hidratante y también tonificante, para que nos hidrate al mismo tiempo que nos tonifique, evitando así la flacidez. Para la piel del rostro, buscaremos una hidratante si sólo necesitamos hidratación o una crema nutritiva, si además de hidratación necesitamos también un aporte extra de nutrientes.

El truco de todo esto consiste en saber identificar lo que tu piel requiere y necesita. ¿Quién mejor que nosotras para darnos cuenta de cuándo nuestra piel está seca y apagada o por el contrario luce sana y cuidada?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *