Cuando tu hijo pequeño odia las verduras…

Son muchos (por no decir todos) los padres que se enfrentan a hijos quisquillosos en cuanto a la comida. No quieren comer verduras, dicen que no les gusta. En la gran mayoría de los casos dicen que no les gusta las verduras sin haberlas probado siquiera. Están tan acostumbrados a la comida con sabor dulce que cuando se les presentan las verduras en el plato enseguida hacen muecas o dicen que no quieren comer porque no les gusta.


En realidad, las verduras son una parte fundamental de una buena dieta, pero ¿qué debes hacer si tu pequeño se niega a comerlas? Aquí hay algunos consejos para quitarte un poco de esta carga de tus hombros, que sepas cómo ayudar a tu hijo a comer mejor y sobre todo, ¡a que reciba todos los nutrientes que necesita su pequeño cuerpo!

Aprende cómo comes

¿Sueles comer verduras o intentas que tus hijos las coman pero tú también pones cara de asco cuando las tienes delante? Tus hijos observan todo lo que ven y sus pequeños ojos te miran todo el tiempo, también cuando no te das cuenta. Los patrones de alimentación poco saludables en los padres a menudo tienen un efecto en cadena sobre cómo comen los niños, así que debes asegurarte de ajustar también tu propio plato. Si enseñas a tu hijo a que comer verduras es saludable y algo normal que se debe hacer diariamente, las aceptará tarde o temprano.

Cuidado con la hora de la cena

Normalmente muchos padres en la cena hacen comidas más rápidas y sabrosas para no tener que ‘luchar’ con los niños por la comida. La última hora del día es cansado para todos y los padres no quieren que sus hijos tengan una rabieta a última hora del día. Así que les contentan con comida que les guste aunque sean fritos con ketchup cada noche. ¡Pero esto es un gran error! Además de que es malo para la salud de tu hijo a corto y largo plazo, no le ayudará a que vea que las verduras son un alimento normal. Debes fomentar una alimentación saludable a cualquier hora del día.

La buena alimentación

Una buena nutrición se trata de la imagen completa, no comidas compartimentadas… Es comer bien siempre, no solo a veces. La voluntad de tu hijo de comer ciertos alimentos fluctuará y crecerá con ellos, y los niños naturalmente consumen una dieta razonablemente equilibrada… Siempre que hayan tenido un buen aprendizaje desde casa.

Si bien no debes permitir que se conviertan en dictadores a la hora de la comida, por supuesto, simplemente darte un respiro y ver el panorama completo con el médico puede quitarte parte del pánico a la hora de la comida para ti. Puedes hablar con un dietista o nutricionista para que te dé buenas pautas de alimentación familiar y así tener una guía de apoyo. No es cuestión de obsesionarte (porque entonces tus hijos también lo harán), sino de potenciar un estilo de vida y alimentación saludable.

No permitas que la hora de la comida sean una batalla campan en casa. Debe ser un momento de calma y tranquilidad para todos.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Consejos mamás, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.