Cuáles son las mejores flexiones para los pectorales

Las mejores flexiones para los pectorales

Las flexiones en general tienen un sinfín de propiedades, por ello siempre suelen estar presentes en todo entrenamiento o rutina de ejercicios que se precie. Pero hoy vamos a dar un paso al frente para solo centrarnos en esas mejores flexiones para los pectorales, ya que es una zona que necesita de nuestro trabajo intenso.

Por ello, si quieres centrarte en ella o bien, intercalarla con otra serie de ejercicios, no te puedes perder todo lo que hoy tenemos para ti. Son clásicas y lo sabemos, pero efectivas para fortalecer toda la musculatura. ¡Así que, no te pierdas todas las que siguen!

¿Cuáles son las ventajas de hacer flexiones?

Aunque hoy nos vamos a centrar en la parte del pectoral, es cierto que no lo podemos dejar pasar por alto y es que, hacer flexiones tiene numerosas ventajas y es algo que todos y todas debemos conocer.

  • Aumentan la fuerza: Como son las encargadas de involucrar a los músculos principales, trabajaremos tanto hombros como brazos, etc. Por lo que en ellos puede recaer la mayor parte del peso corporal. Lo que, haciendo una buena rutina desemboca en mayor fuerza.
  • Mejoran la postura: Para ello debemos mantener el tronco bien extendido. De modo que también el trabajo tenga que recaer sobre el core, quien necesita estar fuerte.
  • Estimula el metabolismo: Al ser un mayor esfuerzo, se traduce en más estimulación para el metabolismo.

Tipos de flexiones

Flexiones para los pectorales: Las clásicas

Las flexiones clásicas o básicas son las que todos hemos practicado en alguna ocasión. Se basan en colocar el cuerpo recto y alineado, extendiendo las piernas y los pies un poco separados. Partiendo de ello, los brazos tiene un ángulo de unos 45º y las manos se posicionan en alienación con los brazos y codos. Entonces, partimos de brazos estirados, cuerpo alienado y bajamos todo lo posible, manteniendo los codos hacia atrás y hacia arriba. Es cierto que no todos somos capaces de bajar por igual, así que, como bien decimos siempre, lo haremos sin forzar.

Flexión con apertura más ancha

En este caso no mantenemos las manos alienadas en función de los hombros, sino que la apertura será más ancha y pronunciada. Es decir que separar más las manos del tronco. e intentar realizar la flexión, bajando de nuevo. Trabajaremos toda la parte del pecho pero también los brazos y hombros, haciendo que su fuerza aumente y con ella, la resistencia. Es cierto que al principio nos va a costar un poco, pero pronto conseguiremos realizar varias repeticiones manteniendo siempre el equilibrio.

Flexión con una apertura muy estrecha

Ahora estamos ante todo lo contrario, ya que las manos van muy juntas, de hecho los dedos se van a tocar. El cuerpo se mantiene en la misma postura de estar alienado, con las piernas estiradas. Una vez que bajemos para hacer la flexión, las manos quedarán a la altura del pecho. Es uno de los ejercicios más indicados para trabajar la zona que hemos elegido hoy. Por ello, podemos comenzar con las básicas y luego, dedicarnos a estas, porque se ocupan de trabajar a fondo el cuerpo y es lo que queremos.

Flexiones de apertura estrecha

¿Conoces la flexión con el cuerpo hacia atrás?

Bueno, quizás dicho así queda un poco raro, pero se trata de adelantar las manos, dejando los hombros un poco atrás al igual que el cuerpo. Sí, los brazos quedan extendidos hacia delante pero abriéndolos un poco, es decir que no irán tan juntos entre ellos. Recuerda que también el cuerpo se mantiene recto pero al realizar todos estos ejercicios, debemos cuidar la zona lumbar. Al mencionar las mejores flexiones para pectorales, esta es una de ellas porque trabaja la gran mayoría de los músculos.

La flexión descendente

No podíamos terminar sino con ella. En todos los casos anteriores partíamos del suelo, que es donde solemos practicar este tipo de ejercicios. Pero cuando mencionamos la flexión descendente, necesitamos que las piernas estén más altas que el cuerpo. Por lo que solemos elevarlas a un banco o a una altura media. Partiendo de ello, el resto del cuerpo se mantiene alineado para hacer la flexión propiamente dicha. ¡Comienza a practicar!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.