Cuáles son las consecuencias de pegar a un niño

cachete

Aunque nunca ha estado mal visto el pegar un cachete al niño, la verdad es que el castigo físico es algo que se debería evitar y no recurrir nunca al mismo. Se ha podido demostrar que pegar a los niños tiene consecuencias graves, que repercuten de manera negativa en el desarrollo del pequeño.

No esta nada bien el tener que recurrir al popular cachete a la hora de corregir un determinado comportamiento del niño. El daño emocional y psicológico es bastante importante y puede acarrear consecuencias en un futuro.

Las consecuencias de pegar a los niños

Pegar a los niños es una conducta reprochable para los padres, que va a tener unas serie de consecuencias que merece reseñar:

  • El apego entre padres e hijos es clave y fundamental para cualquier familia. Si se opta por pegar al pequeño cada vez que su conducta no es la deseada, es normal que el niño se empiece a alejar de sus padres y vea dañada seriamente la confianza o la comunicación hacia ellos.
  • Es una auténtica verdad que la violencia genera más violencia. Si los niños reciben de sus padres un cachete, va a sentir como algo normal el pegar a otros niños. Los datos así lo demuestran y es que aquellos niños que han recibido un castigo físico por parte de sus padres, tienen más papeletas para convertirse en agresores.
  • Al pegar a un niño se le está obligando a que sea sumiso y que acepte las órdenes de los padres. Sin embargo, los niños a medida que van creciendo deben ser independientes y autónomos en mucho de sus actos. Los pequeños deben acatar las normas establecidas por los padres pero sabiendo lo que significan en todo momento.

no-pegar-ninos

  • Los padres debe ser los modelos de sus hijos a la hora de crecer y desarrollarse como personas adultas. No puede ser que los pequeños vean que sus padres no son capaces en ningún momento de controlar la ira o se frustran y se rinden a las primeras de cambio.
  • El aspecto emocional es algo muy importante a la hora de educar a los más pequeños. Si los padres optan por pegar a sus hijos a las primeras de cambio, no serán capaces de regular en ningún momento sus emociones y tendrán serios problemas a la hora de socializarse con otras personas.

En definitiva, en ningún caso se debe recurrir al castigo de tipo físico a la hora de corregir el comportamiento de un niño. La educación se debe basar en valores tan importantes como el respeto o el amor. Un niño está mucho más receptivo a aprender y a escuchar cuando siente el apego y el apoyo de sus padres que en el caso de que le castiguen y le peguen asiduamente.

Los padres deben armarse de paciencia a la hora de educar a sus hijos, ya que no es tarea nada fácil ni sencilla. No se puede consentir que a las primeras de cambio, los padres opten por la vía más sencilla y recurran al cachete para educar de una manera adecuada a sus hijos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.