Cosas que no debes decir a tus hijos sobre los deberes escolares

Son muchos los niños que se enfadan porque tienen que hacer deberes cada tarde después de la escuela. Algunos disfrutan haciéndolos, pero la gran mayoría prefieren estar haciendo otras cosas. Es normal, los niños son niños y deben pasar su tiempo jugando. Si tu hijo se enfada porque tiene que hacer tareas es probable que no mantenga la calma e incluso que tenga rabietas por no querer pasar su tiempo libre haciendo deberes.

Como padre o madre es posible que quieras poner los ojos en blanco y alejarte de ese malestar, amenazarle con castigarle si saca malas notas o si no hace sus deberes… Incluso es posible que caigas en el grave error de darle la respuesta para que acabe cuanto antes sus responsabilidades. Estas respuestas no le estarán ayudando en absoluto.

Tener éxito en la tarea a largo plazo significa tener una buena relación con las tareas escolares, saber que son beneficiosas para el éxito académico y sobre todo, entender que no deben odiarse. Con una buena organización y estructurando el estudio, tu hijo debe tener tiempo para estudiar y también, para ser niño y disfrutar del tiempo libre.

Qué debes y NO debes decirle a tus hijos sobre los deberes

Hay algunas cosas que debes decirle a tus hijos y otras que es mejor que no le digas, sobre todo si siente demasiado frustrado con el trabajo escolar. Si cambias el discurso hacia tu hijo te sorprenderás lo que puede beneficiaros a ambos.

  • En lugar de decir: ‘No entiendo cómo enseñan matemáticas hoy en día en la escuela’, es mejor que digas algo como: ‘Aprendí matemáticas de forma diferente, mejor miremos en tu cuaderno de ejercicios para resolver esta duda’.
  • En lugar de decir: ‘¿Por qué lo pones otra frase a ese párrafo?’, puedes decir algo como: ‘Esto que escribes es muy interesante, me gustaría saber algo más’.
  • En lugar de decir: ‘La respuesta es (y la respuesta)’, es mejor que digas algo como: ‘Vamos a hacerlo poco a poco, empecemos desde el principio si te has quedado atascado’.
  • En lugar de decir: ‘Si no terminas los deberes tendrás una mala nota’, es mejor que digas algo como: ‘Hazlo lo mejor que puedas, a tu profesor y a mí nos importa más el esfuerzo que los resultados. No necesitas ser perfecto’.

Recuerda que las tareas no deben ser tediosas para tus hijos, no deben acabar odiándolas y para ello deben tener una buena relación con el contenido académico. Es mejor trabajar más con la maestra y participar menos en las tareas escolares. Si bien es cierto que los niños deben saber que si tienen dudas pueden consultarte para que le guíes en su aprendizaje (pero no para darle las respuestas), ellos deben tener cada vez más autonomía en sus tareas escolares.

Si la tarea le causa a tu hijo una angustia grave o le roba todo el tiempo de juego o el descanso, tendrás que hablar con el maestro o la maestra de tu hijo. Debe saber cómo le afecta a tu hijo las tareas y cómo le están perjudicando emocionalmente.


Categorías

Educar hijos, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.