Convertí la playa en un spa de belleza

Vacaciones. Pasamos jornadas enteras tumbadas al sol sin hacer nada por nuestro cuerpo. Aprovecha esas horas para ponerte linda y convertí la playa en un salón de belleza.

  • Arena exfoliante: La arena de playa es un excelente exfoliante natural para tu cuerpo. Saca provecho y frota la piel con la arena, suavemente y con movimientos circulares. Además, si caminas descalza suavizarás la planta de los pies y combatirás a las odiadas durezas.
  • Baño marino: Cada vez que te zambullís en el mar tu piel se beneficia con los minerales ionizados que contiene: las sales marinas y el yodo mitigan ciertos problemas dermatológicos, al tiempo que la regeneran y mejoran su brillo y elasticidad. A su vez, mejora la circulación sanguínea, se revitalizan los tejidos y se eliminan toxinas.
  • Alimentos que broncean: Antes, durante y después de estar al sol debes seguir una dieta balanceada y antioxidante. Procura ingerir alimentos ricos en antioxidantes y betacarotenos, tanto para proteger tu piel de los radicales libres como para acelerar el proceso de bronceado. Lo mejor serán las frutas y verduras amarillas, naranjas y rojas que pueden ser: uvas, kiwis, fresas, zanahorias, zapallos, espinacas, té verde y blanco y chocolate negro puro en dosis moderadas.
  • Cuida tu pelo: Protege y cuida tu cabello antes, durante y después de la exposición al sol. Antes de la exposición solar aplica una mascarilla con filtro solar. El calor provocará que las cutículas se abran y los principios de estos productos penetren en profundidad. Después de tu jornada lava con normalidad tu cabello.
  • Usa sombrero: Siempre están de moda los sombreros en la playa y, además, son necesarios bajo el sol. Así evitarás quemaduras y prevendrás el envejecimiento de tu piel.

Sigue con estos consejos y aprovecha las horas en la playa para mejorar tu cuerpo y su belleza.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *