Contraindicaciones del ajo

Seguramente hayas escuchado hablar de las bondades del ajo, un alimento de pequeño tamaño pero que ayuda a recuperar y mantener un buen estado de salud. El ajo se conoce como el antibiótico natural por excelencia, sin embargo, podemos encontrar ciertas contraindicaciones que toda persona debería conocer.

Por muy beneficioso que pueda ser un alimento, si nos excedemos en su consumo podríamos ocasionar daños en el organismo, por esta razón, es bueno conocer todas las características al completo.

El ajo es una planta medicinal que desde la antigüedad se utiliza como medicina en multitud de remedios caseros. Los efectos adversos son pocos, aunque no por ello deberíamos obviarlo.

A continuación, te lo contamos para que la próxima vez lo tengas en mente y no te produzca ningún daño indeseado.

Contraindicaciones del ajo

Su fuerte olor

El olor del ajo es muy fuerte, si lo tocamos con las manos se impregna durante unas horas y es difícil que se vaya. Además, su sabor es muy característico y puede dejar mal sabor de boca o mal aliento. Esto se produce por los compuestos azufrados que se encuentran en su interior, son los “culpables” de su mal olor. 

El ajo huele fuerte cuando se corta, se trocea o se machaca, que es cuando esas sustancias emanan, un diente entero de ajo no aporta ni tiene tanto olor. Sin embargo, son esas sustancias las que le convierten en un superalimento muy beneficioso para el organismo. La alicina es el compuesto que le hace ser un potente antibiótico natural, mientras que la garlicina, es la sustancia antibacteriana que nos protege de virus y toxinas.

Se ha comprobado que un exceso de consumo de ajo, podría causar mal olor corporal.

Tensión arterial baja

Las propiedades del ajo nos ayudan a reducir la presión arterial, por lo que es muy beneficioso para aquellas personas que tienen hipertensión, sin embargo, para aquellas que padecen una tendencia de presión arterial baja, deberían no excederse en el consumo del ajo porque podrían tener bajones de tensión indeseados. 

Antes de una cirugía

Está recomendado no consumir ajo los días previos a una cirugía, porque podría ocasionar una hemorragia por la inhibición de producción de plaquetas.

Tiroides

Si tienes algún problema con la tiroides y te estás medicando, podría interferir en la captación de yodo y en la regulación de las hormonas tiroideas. Por lo que si fuera tu caso, no abuses del ajo ni tomes suplementos alimenticios de este ingrediente.

Reacción alérgica

Cualquier alergia debe estar controlada, y en el caso del ajo también, porque podría a causar daños severos. Si sabes que eres alérgico al ajo toma la máxima precaución a la hora de consumir cualquier plato, porque el ajo está presente en gran cantidad de platos.

Debilidad estomacal

Muchas personas padecen de dolor de estómago, lo tienen más delicado y las comidas más fuertes o pesadas les hacen tener digestiones lentas e incluso, dolorosas. Por lo que si eres de estas personas, no abuses de los platos con gran cantidad de ajos o evita consumirlo crudo.

Precaución con las embarazadas

Pueden consumir ajo siempre y cuando no sea en exceso, aunque recalcamos, que ningún alimento por muy beneficioso que sea es bueno consumirlo en grandes cantidades. Lo ideal es que no tomen más de un diente o dos al día, lo mismo ocurre con las mujeres que están dando el pecho.

Interacción con ciertos medicamentos

El ajo provoca que la sangre esté mucho más fluida, algo que hace que circule mucho mejor, sin embargo, ciertos medicamentos pueden conseguir un efecto nada deseado, a continuación os contamos cuáles son los medicamentos con los que debes tener más cuidado.

  • Agentes antiplaquetarios como Warfarina.
  • Antivirales del VIH como el Saquinavir.
  • Vitamina E porque hace que los efectos antitrombóticos aumenten.
  • Pracetamol.
  • Relajante muscular como es Chlorzoxazona

Los síntomas más comunes cuando consumimos una gran cantidad de ajo es padecer una gastritis, náuseas, mareos, vómitos y diarrea. Si notas que estos síntomas se repiten siempre que consumes ajo, acude a tu médico de cabecera para que determine realmente la causa y pueda realizar un diagnóstico certero para tratar tus dolencias.

 

 


Categorías

Nutrición, Salud

Soy Paula, aunque no me importa que acorten mi nombre en Pau. Estudié comunicación audiovisual y estoy empezando a trazar un camino hacia un futuro profesional. Entre radio, televisión y pequeñas productoras dejo un hueco de mi agenda para compartir con vosotros lo más interesante que me encuentre por este camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.