En qué consiste el apego infantil

Madre leyendo un libro a sus hijos

Cuando se habla de apego infantil se hace referencia al vínculo emocional que sufre el pequeño en los primeros meses de vida y que marcará sus relaciones futuras. Es importante encontrar cierto equilibrio dentro de dicho apego ya que un exceso del mismo puede llegar a ser tan perjudicial como la ausencia de amor.

Acto seguido te hablo más detalladamente del apego infantil y cual es la mejor forma de dar dicho apego.

El apego infantil es una necesidad

Son muchos los pediatras que afirman que el apego es algo necesario y básico en la educación de un niño. Es importante que el bebé crezca con mimos, amor y abrazos por parte de sus padres y de sus familiares. Está científicamente demostrado que un bebé que crece sin recibir apego tiene problemas de tipo emocionales y por tanto es algo que le perjudicará en un futuro no muy lejano.

tiempo con hijos

Funciones del apego infantil

El apego infantil tiene una serie de funciones en la vida del pequeño. En primer lugar dicho apego busca fortalecer la relación del bebé con sus padres y crear un vínculo emocional que será positivo en un futuro. Otra de las principales funciones del apego es la de conseguir que el pequeño pueda educarse lo mejor posible dentro de un entorno familiar basado en el amor y en el cariño. El apego va a hacer que el bebé tenga un crecimiento y desarrollo adecuado y va a evitar que en un futuro pueda tener problemas de conducta.

Bebé aprendiendo a caminar en el parque

Clases de apego

No todos los apegos son iguales y hay que diferenciarlos unos de otros:

  • Apego seguro. En este tipo de apego la figura del padre y la madre es bastante importante y el bebé es capaz de responder de una manera emocional ante los mismos. Es una clase de apego en el que hay una gran proximidad entre los padres y el bebé y el vínculo sentimental se hace muy fuerte. 
  • Apego ansioso ambivalente. En este caso los padres ofrecen amor al bebé pero no lo entienden al 100%. Sólo actúan en el caso de que el bebé se queje y llore lo que repercute negativamente en su estado de ánimo.
  • Apego ansioso evitativo. En este tipo de apego los padres son totalmente intolerables con los más pequeños y piensan que casi todo lo que hace el pequeño está mal. Ante tal situación el niño nota que no se le quiere por lo que muestra algo de ansiedad además de ser más agresivo y mostrar menos empatía. 
  • Apego ansioso desorganizado. Se trata de un apego bastante dañino para el pequeño ya que los padres maltratan tanto físicamente como psicológicamente al pequeño. Ante este tipo de apego el niño tiene graves problemas de conducta y puede desarrollar en un futuro una personalidad basada en la agresividad y en el miedo. Se trata de un tipo de apego totalmente desaconsejado y que los padres deben evitar a toda costa.

Bebé mirando un libro con su madre

 

 

Como has podido comprobar el apego es algo necesario en la vida de cualquier bebé y es que del mismo depende que el menor pueda mostrar un desarrollo lo más positivo posible. Lo más importante consiste en encontrar un equilibrio en dicho apego para que el bebé no tenga un exceso de mimos y de abrazos a la vez de la misma manera que no tenga una falta de amor por parte de sus padres. Si consigues encontrar el punto ideal, tanto el pequeño como los padres podrán disfrutar al máximo de una maravillosa relación que durará para toda la vida y que hará que los lazos emocionales se hagan mucho más fuertes.


Categorías

Madres

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *