Consejos y trucos para lavar las cortinas en casa

Cómo lavar las cortinas

Las cortinas son un elemento tan práctico como decorativo en cualquier estancia del hogar. Sirven para controlar la luz que entra en casa, para evitar ser vistos desde el exterior y por supuesto, para aportar calidez y elegancia a cualquier habitación. Cada tipo de cortina tiene un uso determinado, de forma que para mantenerlas en perfecto estado, hay que seguir diferentes procesos de limpieza.

Siguiendo algunos consejos como los que encontrarás a continuación, podrás lavar fácilmente todas las cortinas de tu hogar. Incluidas las cortinas de ducha, que requieren de algunos trucos especiales para eliminar manchas de moho. Así como trucos para que todo resulte tan cómodo, que no te costará nada mantenerlas en perfecto estado durante todo el año.

Lavar las cortinas en casa, ¿a mano o en la lavadora?

Lo primero que debes saber antes de proceder a lavar las cortinas, es qué tipo de tejido tienen y cuál es la mejor manera de lavarlas en cada caso. En la mayoría de los casos, las cortinas y visillos están confeccionados en telas resistentes, que permiten lavarlas en la lavadora de una forma cómoda y segura. Sin embargo, aun se pueden encontrar cortinas en tejidos delicados que necesitarán de unos cuidados especiales.  Para que resulte más fácil, te dejamos estos consejos y trucos para lavar las cortinas en casa.

En la lavadora

Lavar las cortinas en la lavadora

Si conservas la etiqueta de la cortina donde se indica el tipo de tejido y las recomendaciones de lavado, puedes ver fácilmente si son aptas para lavar en la lavadora. De no ser así, puedes utilizar alguno de estos trucos para comprobarlo. Las cortinas de grandes almacenes suelen ser de continuidad, entra la web y busca tus cortinas o las más similares. También puedes buscar tipos de tejidos que se usan en cortinas, y elegir el que más se parezca a la tuya.

Una vez que sabemos que las cortinas se pueden meter en la lavadora, pasamos al programa y tipo de detergente. Lo más apropiado es utilizar un jabón para prendas delicadas. También debes seleccionar un programa corto, centrifugado suave menor a 600 revoluciones y con agua fría. Es fundamental que saques las cortinas de la lavadora en cuanto termine el ciclo y las cuelgues directamente en su sitio.

De esta forma se secarán al aire, evitarás que se arruguen y el tedio de tener que plancharlas después. Por otra parte, la estancia quedará perfumada por el detergente y con un olor a limpio maravilloso. Retira cualquier pieza metálica o de plástico antes de meter las cortinas en la lavadora.

Lavar las cortinas a mano

Si tienes cortinas de tejidos delicados o simplemente prefieres lavarlas a mano, puedes seguir estos consejos. Llena la bañera o un barreño grande con agua fría, añade detergente para lavar a mano prendas delicadas. Introduce las cortinas y déjalas en remojo durante una hora. Después, aclara muy bien para retirar los restos de jabón. Para terminar, mete las cortinas en la lavadora y elige un centrifugado corto para eliminar el agua.

Cuando termine el centrifugado, saca las cortinas y cuélgalas directamente. No te preocupes por las arrugas de las cortinas. El propio peso del tejido ayudará a eliminarlas mientras se van secando. No obstante, puedes pasar la plancha usando el vapor a las cortinas ya colgadas.

Cómo lavar cortinas de baño

Cómo lavar las cortinas de ducha

Las cortinas de baño acumulan restos de agua que se convierten en manchas de moho, ya que están en una zona húmeda donde no suele entrar el aire. Para lavarlas, llena la bañera con agua fría, añade una taza de vinagre blanco y otra de bicarbonato. Introduce las cortinas y remueve bien para que se impregnen con la mezcla. Utiliza un cepillo para frotar las manchas más difíciles.

Una vez que la cortina esté completamente limpia, aclara muy bien con agua fría. Si tienes la posibilidad, tiende la cortina al aire y al sol, ya que este es desinfectante natural y ayudará a que la cortina quede mucho más limpia e higiénica.

Para mantener tus cortinas en perfecto estado, debes lavarlas una vez cada tres meses. De esta forma, evitarás manchas complicadas y resultará mucho más sencillo lavarlas y mantenerlas perfectas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.