Consejos para lucir unas uñas perfectas

uñas

En estos días más que nunca, nos apetece estar guapas y cuidar nuestra imagen. El peinado, el maquillaje, el vestuario… y por supuesto, también las manos y uñas, que requieren un cuidado muy especial para lucir en su máximo esplendor. El objetivo es evitar las imperfecciones de las uñas, cuidar la hidratación y seguir los pasos previos necesarios para que puedas realizar tú misma la manicura en casa de forma fácil y con resultados excelentes.

Antes de nada, y aunque pueda parecer una obviedad, el cuidado de las uñas comienza desde el interior. Una mala alimentación se reflejará en tus uñas, que son uno de los mejores indicadores de si estamos llevando una dieta correcta o no. Prohibido el tabaco, uno de los peores enemigos de tus manos; y no te muerdas las uñas. Intenta evitar en la medida de lo posible el contacto con productos que puedan irritar la piel de las manos, y utiliza guantes para fregar y realizar tareas domésticas.

A la hora de realizarnos la manicura, el  primer paso es retirar correctamente el esmalte, igual que la base de un buen maquillaje comienza con la limpieza. Para ello, deberás utilizar un buen quitaesmalte, que no lleve acetona, y aplicarlo suavemente con un algodón, con movimientos hacia arriba para no manchar los dedos.

Una vez retirado el esmalte, introduce las manos en un bol con agua jabonosa que esté un poco tibia. Deja los dedos en remojo durante un minutos y sécalos suavemente con una toalla. Para mayor hidratación, masajéate las manos con un poco de crema.

Para darle forma a las uñas, es mejor utilizar una lima adecuada a cada tipo de uña. Elige una de mayor o menor dureza según sean tus uñas, y límalas siempre en una sola dirección para evitar que se descamen o quiebren. El lado menos rugoso de la lima te servirá para pulir las estrías y los bordes de las uñas.  Mucho cuidado a la hora de cortarlas, que no estén demasiado cortas para evitar las uñas encarnadas.

Nunca cortes las cutículas, pues son las protectoras de las uñas. Limítate a empujarlas con un palito de naranjo u olivo tras haberles aplicado un producto ablandador específico para cutículas.

Es muy importante que desinfectes adecuadamente los instrumentos que utilizas para tu manicura. De forma regular deberás introducirlos en agua hirviendo o una solución de cloro para desinfectarlos y evitar problemas.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *