Consejos para disfrutar de la Navidad en pareja

cultiva el amor en navidad_830x400

Navidad en pareja. A simple vista esta festividad es sinónimo de magia e inolvidables momentos que compartir en las últimas semanas del año, pero los datos estadísticos nos ofrecen una realidad un poco más compleja. Es el momento en que más problemas y discusiones suelen haber. Las vacaciones, son esos instantes donde más tiempo pasamos con nuestras parejas y donde más rupturas pueden ocasionarse.

¿Por qué sucede esto? En cierto modo ya lo intuimos. Reuniones familiares en las cuales nos vemos obligados a seguir convencionalismos que no nos gustan. A pasar tiempo con suegros, primos o sobrinos políticos con los que no armonizamos, ahí donde surgen tensiones y alguna exigencia por parte de los dos. Debemos quedar bien con nuestras familias y las familias de nuestras parejas. Debemos acordar con quién pasamos la noche buena, con quién el año nuevo y decidir cómo despedir la noche vieja. En ocasiones, dotamos a estas fiestas siempre tan mágicas de una complejidad excesiva. Cuando lo que en verdad importa, es saber disfrutar del momento. Te explicamos cómo preparar las mejores navidades en pareja.

Cómo sobrevivir a la Navidad sin discutir con tu pareja

navidad pareja bezzia_830x400

 1. Compartiendo gustos

En primer lugar debemos saber si a ambos nos gustan o no estas fechas. Hemos de ser conscientes de que no a todo el mundo le gusta seguir estas tradiciones y que no todos lo vivimos del mismo modo. Si hay diferencias entre los dos lo mejor es llegar  a un término medio. En casa, si no somos unos auténticos apasionados de la Navidad elegiremos una decoración justa y equilibrada que acordéis por igual. Lo ideal es que compartáis experiencias, momentos que luego queden para el recuerdo: elegir un árbol o un belén, hacer una lista de esos regalos para amigos o familiares… La Navidad es básicamente compartir. Pero eso sí, compartir sin imponer.

2. Acordar previamente las reuniones familiares

Si en vuestras familias existe la habitual tradición de las reuniones en estas fechas, es necesario que distribuyamos adecuadamente estos eventos. Por ejemplo, pasar la nochebuena con nuestra familia, el día de año nuevo con la familia de él, y la noche vieja, será exclusivamente para nosotros dos. Sin presiones, todo acordado y con suma tranquilidad. Es básico que dispongáis de vuestros momentos en soledad para disfrutar en intimidad de estas fechas. No hace falta invertir mucho dinero, una noche tranquila en casa puede ser realmente romántica si lo organizáis adecuadamente. Al igual que si por ejemplo, tenéis la oportunidad de pasar el fin de año en un hotel, disfrutando de una cena y de la fiesta previa a las campanadas. Vale la pena tenerlo previsto, para luego, saborear estos instantes con tranquilidad.

3. Cómo superar posibles tensiones en las reuniones familiares

Si a tu pareja o a ti os supone cierto estrés el celebrar estas clásicas reuniones, estableced de antemano a qué hora vais a iros. “Llegaremos a las 20 horas y nos iremos a las 23 horas”. Después, asumid con tranquilidad que pueden surgir los problemas de siempre. Ya conoces a tus familiares y sabes más o menos qué comentarios van a hacer, que manías tienen y cómo pueden reaccionar. Así que tenlo previsto, coge aire y relájate. No aparentes nada que no eres y aún menos le pidas a tu pareja que actúe de modo diferente a cómo es él. Intenta disfrutar de todo con el mayor sentido del humor posible, recordando también, que solo es una reunión y que en poco tiempo, volverás a tu vida normal. Lo importante es que no os exijáis nada y que seáis siempre vosotros mismos.

navidad mujer bezzia_830x400

4. Valorar las cosas importantes, sin materialismos

No hace falta gastar mucho en esas cenas, ni en decoraciones, tampoco en regalos. Recuerda que lo que más nos enriquece como personas y como parejas es guardar grandes recuerdos. Y esos apenas cuestan dinero. No hay que confundir la Navidad con esas campañas publicitarias que nos incitan al consumismo. No es buena época para ello y lo mejor, es coleccionar buenos recuerdos a objetos inservibles. Hay quien tiene la opinión de que la Navidad es una fecha más, al igual que San Valentín. Pero en realidad son épocas cargadas de sentimentalismo que merece la pena guardar en el arcón de nuestra memoria. Son como ritos de paso que nos ponen a prueba. A prueba para demostrarnos que podemos sobrevivir a las desavenencias familiares, a esas cenas de empresa, a no tener excesivo dinero para ir a esquiar a la montaña… no importa. La Navidad en pareja nos ha de hacer ver que podemos pasar buenos momentos juntos disfrutando de esa magia del fin de año. Y que sin lugar a dudas, llegaremos al próximo año con la misma felicidad.

Para concluir. No te esfuerces en la idea de que “todo debe salir bien”. No te obsesiones con decorar la casa, con ir a comprar regalos o con organizar esas cenas con amigos o familiares en los mejores restaurantes. En absoluto, lo ideal es que compartáis momentos y experiencias en común, sin empeñarnos en esa idea de que “han de ser las mejores navidades de nuestra vida”. Dejaos llevar por la espontaneidad del día a día acordando en conjunto y decidiendo entre los dos. Vivid cada instante con calidad y con la máxima ilusión buscando siempre instantes de intimidad entre los dos. Si el 2014 ha sido un año complicado para vosotros, acabad estas semanas con la armonía y la felicidad que deseáis para el próximo que está por venir.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *