Consejos para cuidar la piel atópica o con eccemas

Piel atópica

La piel atópica afecta a cada vez más gente. Es algo más habitual en el caso de los niños, afectando a un 20 por ciento, pero en los adultos también puede darse cierta incidencia, aunque menor. Vamos a ver cuál puede ser el origen del problema de la piel atópica y también las formas que tenemos de combatirla.

Si tienes problemas de piel seguramente estás intentando buscar soluciones. En la piel atópica nos encontramos con un tipo de piel que necesita unos cuidados extra, de forma que no debemos descuidarla ni un solo momento. A veces incluso tenemos ciertos hábitos que la empeoran, de ahí que tengamos que conocer el problema en profundidad.

Qué es la piel atópica

Cuidados en la piel

La piel atópica es un tipo de piel que reacciona, es mucho más seca y puede llegar a tener zonas con rojeces y parches secos que pueden llegar a dar picor. Estas zonas rojas y secas se suelen conocer también como eccemas y puede haber distintos niveles en ellos, con algunos que casi no se ven y otros que acaban siendo visibles y mucho más molestos. Este tipo de pieles son secas y delicadas, reaccionando ante diversos factores. En ocasiones podemos ver granitos, rojeces y sobre todo se siente un intenso picor por momentos, lo que puede llevar a heridas por rascado.

Cómo se produce la piel atópica

Piel con eccemas

La piel atópica tiene un importante componente genético. Es decir, que si en nuestra familia hay problemas de piel puede que nosotros lo hayamos heredado directamente. No obstante, hay algunos factores que pueden agravar el problema si no lo cuidamos. El tipo de ropa que utilicemos, la dieta que tengamos y los cuidados directos sobre la piel también pueden ser otros factores que empeoren todo. Asimismo, es posible que las situaciones de estrés hagan que tengamos brotes de eccemas en la piel, como ocurre con otras enfermedades de la piel como la psoriasis.

Qué podemos hacer para evitarla

Hidratación en la piel

Evitar la piel atópica no es fácil, ya que tenemos que cuidar la piel a diario. Una de las cosas que debemos hacer todos los días es hidratar la piel y evitar retirar el manto natural de protección que tiene. Hay que usar productos suaves sobre ella, a ser posible con aceites de ducha naturales que no le quiten su manto lipídico. Evita los jabones y otros productos que pueden ser más agresivos. Al salir de la ducha debemos secarnos con toques, nunca frotando la piel.

La piel se debe hidratar a diario, a ser posible varias veces. Se pueden usar aceites naturales sobre ella y también las cremas que contienen urea. Hay muchas cremas en el mercado que son especiales para pieles atópicas. Estas son las que nos ayudarán a mantener la piel en mejor estado cuando tengamos brotes. En caso de que aparezcan eccemas hay que intensificar todavía más la hidratación.

Evita el estrés

Es importante evitar las situaciones de estrés. Practicar yoga o incluso hacer deporte diario, aunque se trate de caminar una hora, nos puede ayudar muchísimo a mantener controlado el estrés. Este problema hace que la piel reaccione muchas veces, incluso aunque no se tenga una predisposición a tener este tipo de piel.

La ropa que más se recomienda en estos casos es la de algodón. Es ropa que ayuda a transpirar y que no produce reacción alguna. La ropa interior y la ropa en general debería ser de este material. Si nuestro caso es severo deberíamos limitarnos a usar prendas de algodón y a lavarla también con productos suaves, ya que esto también puede influir. Si acabamos de comprar ropa tenemos que lavarla para quitarle cualquier químico o residuo que pueda tener y que nos pueda afectar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.