Consejos para calmar el dolor de encías en los bebés

Calmar el dolor de las encías en los bebés

Todos los padres esperan que a su bebé le empiecen a salir los dientes, para poder disfrutar de su sonrisa. Sin embargo, este proceso no suele ser un camino de rosas, ni para él ni para los progenitores, ya que resulta bastante doloroso e incómodo para el pequeño.

La dentición en los bebés es una de las manifestaciones externas de la maduración ósea. Cuando el bebé nace, está visiblemente desdentado y es a partir de los 5 ó 6 meses cuando empiezan a aparecer sus primeros dientes, acarreándole una serie de molestias en las que los padres deben intervenir para aliviar su dolor.

La dentición se manifiesta, en un principio, desde el maxilar inferior al superior y desde el centro al lateral. Serán los incisivos los primeros dientes que aparezcan, siendo los incisivos centrales los que salgan hacia el primer año de vida, para completar el resto de la dentición de leche alrededor de los 2 años o 2 años y medio.

Calmar el dolor de las encías en los bebés

Síntomas de la dentición

Este proceso de dentición ocasiona muchas molestias y dolores en el bebé, que pueden provocar cierta ansiedad y un exceso de salivación. Este babeo constante y exagerado puede causar una pequeña escocedura en la barbilla del bebé, por lo que es conveniente que lleve un babero en todo momento, para ir secándole. Así, también evitamos que su pecho se moje demasiado y pueda coger un resfriado.

Además, este babeo continuo, al igual que ocurre con la barbilla, produce escoceduras en el culo del bebé, ya que la saliva altera la acidez de la orina, haciendo que dañe la piel de esta zona.

Otro síntoma de que le están saliendo los dientes al bebé es que se le ve más irritado y que llora más de lo normal. Cuando le salen los primeros dientes, éstos rompen las encías creando un dolor intenso en los bebés, ocasionando que no coma bien y que tampoco pueda conciliar el sueño perfectamente.

Al estar las encías totalmente cerradas, los dientes ejercen una presión excesiva sobre ellas. De esta manera, las encías pueden verse mucho más hinchadas y rojizas.

Remedios para aliviar el dolor de las encías

  •  Para atenuar el dolor de las encías se puede dar a los bebés mordedores. En el mercado existen multitud de los mismos, pudiéndose meter en la nevera para que con el frío les calmen aún más, además, contienen agarradores para que él mismo sea el que lo manipule. Sin embargo, no debes congelarlos y/o enfriarlos demasiado, ya que al estar duros pueden lastimar las encías. Por otro lado, también existen mordedores especiales para que la mamá se los cuelgue a modo de collar, para que el bebé sienta el alivio y el calor de su mamá.

Calmar el dolor de las encías en los bebés

  • Los alimentos y bebidas frías serán un gran aliado. El frío calma la sensación de dolor y suaviza las encías, ya que adormece la zona dolorida.
  • Otro truco es realizar un pequeño masaje sobre las encías con el dedo. Con las manos bien limpias, pasar el dedo por las encías del bebé, ejerciendo un poco de presión, hasta que se escuche un poco de ruido chirriante. Esto hará que se sienta aliviado y mucho mejor.
  • El juego y el cariño de sus padres también influye en el alivio. Cuando un bebé se encuentra mal, a lo primero que acude es a los mimos de sus padres, para que estos le aplaquen su dolor. Es por eso que con mucho amor y a través de juegos, el bebé se sentirá distraído y se evadirá de su angustia.
  • A todos los bebés les encanta el agua, por lo que un buen baño caliento lo relajará, calmando su malestar.
  • Por último, si todo esto no resulta efectivo, le podéis aplicar alguna medicina, siempre aconsejada por el pediatra. Lo más normal es Paracetamol o Ibuprofeno y, también, Apiretal.

Falsos mitos sobre calmar las encías en los bebés

Como hemos visto anteriormente, existen muchos remedios naturales para atenuar el dolor de las encías provocadas por la dentición. Sin embargo, existen algunos falsos mitos, procedentes de la tradición, que hacen que los padres estén mucho más indecisos.

  1. Fiebre alta. La fiebre es una consecuencia de que algo no está ocurriendo de manera correcta en el organismo, es decir, de que puede contener una enfermedad. Por esta razón, los estudios afirman que la dentición no provoca fiebre.
  2. Diarréas. Al introducir en la boca todo tipo de objetos para calmar su dolor, el bebé se puede contagiar de gérmenes que se depositan en su sistema digestivo, ocasionando diarreas. Pero estas no son debidas a la dentición en sí.

Calmar el dolor de las encías en los bebés

  1. Retraso en la dentición por falta de calcio. Como hemos dicho antes, la aparición de los primeros dientes suele darse entre los 5-6 meses, pero, a veces, estos suelen salir después o, incluso, antes. Esta tardanza es muy normal, ya que no todos los bebés son iguales, por lo que no hay que achacar a la falta de calcio.

Entre los 5 y los 6 años, se inicia el cambio de dentición de leche por una dentición definitiva.  Existe mucha variación en esta fase y su inicio suele depender de cuando empezó a salir el primer diente. La alimentación en estos momentos ya debe ser igual a los adultos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *