Consejos para evitar las rozaduras de los zapatos

Es inevitable que cuando estrenamos algún calzado y lo pongamos sin medias, se nos hagan algunas rozaduras. Desde luego es de lo más incómodo. Si tenemos que estar mucho tiempo con ese par de zapatos se nos hará eterno. Del mismo modo, a partir de aquí cualquier calzado será toda una tortura.

Dentro de poco llegará el buen tiempo y con él, los zapatos nuevos. Aunque nos encantan, desde luego siempre tenemos esa preocupación de si nos llegarán a crear las temidas rozaduras. Hoy tenemos las mejores soluciones tanto para ellos como para nuestros pies. ¡No te las vayas a perder!.

Cómo evitar las rozaduras

Hidratación de pies

Sin duda, uno de los pasos básicos para nuestros pies es la buena hidratación. Además de ser fundamental para ellos, también lo serán de cara a los zapatos. De este modo lo que haremos es que nuestra piel esté preparada y se vuelva más fuerte para poder no dejarse llevar por las rozaduras.

Las costuras

Aunque pensemos que solamente nos pueden dañar en una zona, las costuras de los zapatos son siempre temibles. Son zonas más duras y es inevitable que con el roce se produzca algún daño. Así es que, si nuestros pies van a ir bien hidratados, las costuras no se quedan atrás. Échales un poco de crema hidratante antes de poner el calzado y verás el resultado. Si no dispones de ella, también la vaselina puede servirte.

Zapatos congelados

Uno de los llamados trucos de la abuela para que los zapatos no molesten es congelarlos. Sí, tal y como suena. Para ello, tenemos que introducirlos en una bolsa de plástico y llevarla al congelador. Con que los dejes unas tres horas, será suficiente. Luego, ya te lo podrás poner como siempre.

Papel de periódico

Para intentar que los zapatos no nos molesten, vamos a ensancharlos un poco. Para ello, hay otro truco perfecto que consiste en colocar unas hojas de periódico, que estén un poco humedecidas, en el interior de cada zapato. Lo dejaremos así dos días y luego, ya podremos pisar fuerte porque no nos van a rozar.

Alcohol

También el alcohol es perfecto para ésto. Se trata de aplicarlo sobre las zonas que suelen rozar nuestros pies. Dejaremos secar completamente y listo. De nuevo podremos colocarnos esos zapatos que tanto nos gustan pero que no usábamos por miedo a las rozaduras. Eso sí, recuerda que siempre hay que tener cuidado con el material del calzado. Los de piel son perfectos para aplicar este truco.

Plantillas de silicona

Si la planta del pie es realmente quien sufre las peores rozaduras, entonces opta por unas plantillas de silicona. De este modo tu pie irá más descansado y notará como la superficie es mucho más sutil que la del propio zapato. Aunque tengamos que invertir un poco más, el resultado y nuestra salud también lo vale.

Talla del zapato

Aunque parezca algo muy evidente, en ocasiones no compramos la talla del zapato que realmente necesitamos. Debemos de probarlo bien, no solo es cuestión que nos guste sino que nos sea cómodo. Para ello, cuando lo tengamos puesto, los dedos no deben tocar nunca la parte delantera. Tiene que haber un hueco, aunque tampoco demasiado. Si estamos ante un modelo de zapatos que son bastante firmes, entonces tendremos que ponerlos algunos días por casa. De esta manera, irán cogiendo otra forma y en el gran día nos será mucho más sencillo el llevarlos.

Mientras no llegue el buen tiempo del todo, siempre es aconsejable usar algunas medias, calcetines tobilleros o los denominados pinkies. Una manera perfecta de proteger el pie en todo momento. Así sabremos que las rozaduras estarán más alejadas de lo que realmente pensamos.



De Guapas

DeGuapas ofrece información sobre belleza, cosméticos y moda para la mujer actual. Si quieres verte guapa aquí tienes todo lo que necesitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *