Consejos de disciplina para padres frustrados

Disciplinar a los niños pequeños requiere paciencia y mucho esfuerzo, pero los niños se sienten amados y seguros cuando existen límites bien definidos y te respetarán por imponer estos límites si lo haces con amor y equidad.

Para disciplinar a los niños de manera efectiva, debes ser firme y consistente en tu crianza. Aquí hay algunos consejos para disciplinar a los niños pequeños. Nadie dice que será fácil aplicar las pautas de disciplina, pero merece la pena.

Asegúrate de que la orden ha sido escuchada y comprendida

Es tan obvio como que la orden sea corta, clara y concisa. Los niños deben entender exactamente a qué te refieres. No hables a tus hijos desde otra habitación, acércate a él y dile qué esperas de él en ese momento concreto. Aplica el contacto visual y las buenas palabras.

Sé coherente con la disciplina

Si no tienes convicción en lo que dices, tus hijos intentarán negociar y salarse con la suya. Necesitas tener siempre las mismas reglas, ser coherente y que sean las mismas para todos tus hijos.

Como padres debéis ir por la misma línea

Tienes que ir por el mismo camino en cuanto a la educación con tu pareja y apoyaros mutuamente. Si quieres relajar las normas un tiempo, háblalo primero con tu pareja y después, aplicad ese cambio de forma conjunta. Los niños aprenden desde muy temprano que los padres pueden ser manipulados. Incluso si no estás de acuerdo con la decisión de tu pareja, apóyale ante los niños y discútelo en privado.

Sé firme y afectuoso al mismo tiempo

Si quieres que tus hijos te escuchen y te hagan caso, tendrán que sentirte cercano mientras les dices o recuerdas las reglas, decirle que son por el bien de su salud, bienestar o felicidad. Si las reglas solo se obedecen por temor, nunca sabrás si tu hijo te está obedeciendo porque realmente sabe que lo haces por su bien o porque tiene miedo a las represalias.

Tener consecuencias al disciplinar a los niños

Si el niño se niega a cumplir las normas, debe saber que tendrá una consecuencia inmediata. Si por ejemplo si tu hijo está viendo la televisión y se pone a saltar en el sofá, si no deja de saltar inmediatamente (y le dices que si sigue puede caerse, hacerse daño o romper el sofá), se quitará el programa que está viendo en ese momento.

En conclusión…

Con disciplina estás enseñando a tus hijos a cómo tener autocontrol, autodisciplina y ser autosuficientes, para que puedan tomar buenas decisiones por sí mismos en el presente y en el futuro. Esto significa no sobreprotegerlos o hacer todo por ellos, sino maximizar sus oportunidades de aprender a través de la experiencia personal y la observación, incluso cuando esto signifique cometer errores (¡que es lo normal!).

Una crianza firme y consistente es una crianza de calidad. Aprendes a confiar en tus propias respuestas y tus hijos están rodeados de tu amorosa constancia. Tu recompensa se convierte en una familia feliz y bien equilibrada.


Categorías

Educar hijos, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.