Consejos para calmar a un bebé que llora

Los bebés lloran. Es su única forma de comunicarse contigo y de que tú puedas saber que tiene algunas necesidades que deben ser atendidas. A veces el bebé puede llorar mucho, algo que sin duda puede hacer que te sientas abrumado e incluso, sin saber cómo actuar para que esté tranquilo y satisfecho. Cuando no sabes qué quiere tu bebé puedes sentir que la desesperación se apodera de ti por segundos.

Es difícil saber qué quiere un bebé cuando no deja de llorar. Puedes preocuparte por si está enfermo o por si le pasa algo malo. Incluso es posible que te haga replantearte si eres buena mamá o si ocurre algo en ti y por eso no para de llorar. No, no te pasa nada a ti, solo estás cansado/a y tu cerebro se nubla por eso. Pero estás haciendo las cosas lo mejor que puedes y sabes.

Un bebé que llora y una mamá zombie nunca son una buena combinación, pero es importante recordar que el llanto es la forma primaria de comunicación de tu bebé, ¡es su única forma de hacerte saber que le ocurre algo! Antes de calmar a tu bebé debes saber qué es lo que le hace estar llorando de esa manera.

Por qué puede llorar tu bebé

Cuando un bebé llora es porque algo le pasa. Por eso, tendrás que aprender a reconocer las señales que tu bebé te da para saber qué le está ocurriendo en ese momento. Los más habitual es que un bebé llore por algunas de estas razones:

  • Hambre
  • Sueño
  • Cansancio
  • Malestar
  • Gases
  • Dolores
  • Aburrimiento
  • Soledad
  • El pañal lo tiene sucio
  • Está enfermo

Si tu bebé está enfermo o crees que puede tener algún dolor, entonces es necesario que acudas rápidamente a un pediatra para que evalúe los síntomas que tiene y que de este modo podáis solucionar cuanto antes su malestar.

Cómo calmar a un bebé que llora

Si tienes en cuenta la lista anterior, podrás calmar a tu bebé tan rápido como empiece a llorar. Pero si todavía no sabes cómo puedes calmarle y lo has intentado alimentar, cambiar el pañal, le has dado cariño, le has intentado entretener o que se duerma y sigue llorando, puedes seguir los siguientes consejos:

  • Cambia de escenario. Sal a caminar aunque sea en tu jardín aunque sea solo unos minutos.
  • Ofrece un muñeco para que se distraiga como un muñeco o un chupete. Los bebés nacen con una necesidad inherente de amamantar y lo hacen como un mecanismo de auto-calmante.
  • Presiona el botón de ‘reinicio’. Desnuda a tu bebé y sumérgete en un baño de agua tibia con él.
  • Coloca a tu bebé boca abajo y dale un masaje suave en la espalda.
  • Realiza sonidos suaves, cántale una canción de cuna mientras le abrazas junto a ti con cariño.
  • Envuélvelo y acurrúcalo para que sienta una sensación de seguridad.
  • Coloca a tu bebé sobre su espalda (tumbado sobre una superficie segura) y mueve sus piernas en movimiento como si fuese una bicicleta. Si tiene gases le puede ayudar a expulsarlos.
  • Da un paseo a tu bebé en su carro de paseo o en el coche.
  • Coge tu portabebé y da un paseo con él. A veces solo necesita sentir tu corazón cerca para calmarse.
  • Desvía su atención. Muestra algo nuevo que le interese que le haga olvidar lo que le ha molestado.

Si todo esto no funciona, puedes decir a alguien de confianza o a tu pareja que coja al bebé durante unos minutos en sus brazos. Este cambio de brazos también le puede ayudar a sentirse más tranquilo y a relajar el llanto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *