Consejos a la hora de dar el biberón a tu bebé

Uno de los grandes temores de cualquier padre primerizo es el momento en el que tiene que dar el biberón a su hijo recién nacido. Son muchos los padres que se sientes incapaces ante tal momento y terminan poniéndose muy nerviosos contagiando tal estado al pequeño.  Aunque te pueda parecer algo bastante complicado al principio, dar el biberón es muy fácil y después de hacerlo varias veces no tendrás ningún tipo de problema.

No pierdas detalle de una serie de consejos que debes tener en cuenta para que el bebé pueda comer de la mejor manera posible.

Biberón adecuado

El biberón que uses debe ser de lactancia materna y que imite de la mejor manera el tipo de succión que el bebé realiza cuando toma la leche del pecho de la madre. Con este tipo de biberón el bebé es quién decide cuando debe parar de tomar leche. No hace falta obligarlo a que se termine todo el biberón, cuando el bebé esté perfectamente saciado hay que parar de darle el biberón y evitar darle más leche de la cuenta. Además de ello, un biberón de lactancia materna va a ayudar a que el bebé fortalezca toda la zona de la mandíbula al succionar como si lo hiciera con el pecho de la madre.

Igual que el pecho

A la hora de darle el biberón al pequeño es aconsejable que lo hagas como si estuvieras dándole el pecho. Es bueno que el hables o le sonrías con el fin de que el bebé se encuentre lo más a gusto posible mientras se toma dicho biberón.  Ponte en la misma postura como si le dieras el pecho ya que de esta manera el bebé lo asociará al momento de la lactancia materna.

Hervir el agua

A la hora de preparar el biberón es esencial el paso de hervir el agua. El agua hay que hervirla con el fin de eliminar los posibles patógenos que pudiera haber presente en el polvo. Hay que esperar a que el agua esté a unos 80 grados a la hora de añadir el polvo por tanto debes esperar unos 5 minutos antes de añadir el polvo al agua hervida. 

Cantidad adecuada de polvo

Pasado esos 5 minutos es el momento perfecto para añadir el polvo. Lo aconsejable es echar un cacito por cada 30 ml de agua y a partir de ahí agitar bien. Acto seguido debes enfriar el biberón con agua fría para evitar que el bebé se puede quemar. Recuerda que si pasan dos horas desde que se preparó el biberón, hay que desechar la leche ya que podría provocar algún problema en la salud del bebé. 

Preferencia de la madre

Al igual que sucede en el momento de la lactancia materna es preferible que el biberón se lo dé la madre. De esta forma se fortalece el vínculo entre la madre y el bebé, algo que se produce desde la gestación y que perdurará toda la vida.  No es para nada recomendable que diferentes personas den el biberón al pequeño ya que es un momento bastante importante en la vida de un bebé en el que se sienta seguro. Es por ello que la preferencia debe ser de la madre y en su defecto el padre.

Como has podido ver, dar el biberón a tu hijo no es el fin del mundo y siguiendo una serie de consejos no deberías tener ningún tipo de problema con ello. De todas formas verás como con la práctica poco a poco vas perdiendo el miedo y se convierte en un actividad muy bonita en la que pasar un tiempo junto al bebé.


Categorías

Bebés

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *