Consecuencias de una alimentación desequilibrada

Dieta desequilibrada

Una dieta equilibrada se basa en optar por unos grupos de alimentos básicos para proveer al cuerpo con algunos tipos de nutrientes y unas cantidades adecuadas para que exista una buena nutrición y puedas tener energía suficiente cada día. Por eso, la mayoría de profesionales médicos recomiendan comer por lo menos cuatro porciones de frutas al día, cuatro porciones de verduras y seis porciones de granos enteros. Además debe ir acompañado de carne o pescado, de productos lácteos bajos en grasa, leche queso o yogur.

Existen determinados tipos de alimentos que contribuyen al bienestar de nuestra salud tanto física, como mental. El desequilibrio nutricional puede afectar a nuestro cuerpo de diferentes formas y generando ciertos trastornos en nuestra salud que podrían llegar a ser graves e incluso a provocar enfermedades. Tener esto bien claro te ayudará a no sufrir los riesgos generados por una mala alimentación y a ser consciente de la importancia que tiene mantener una dieta equilibrada.

Sistema inmunológico

Mujer planificando su dieta

La carencia de ciertas sustancias que son nutritivas y fundamentales puede generar enfermedades y problemas físicos, como es el caso de una alimentación baja en hierro, lo cual provoca anemia. Un desbalance de minerales acarrear problemas como la fatiga crónica o los dolores musculares, entre otras cosas.

Si quieres tener un sistema inmunológico fuerte necesitarás tomar alimentos saludables ricos en vitaminas y nutrientes. Así tu sistema inmunológico estará más fuerte y tendrás menos probabilidades de caer enferma, ¡así mantendrás a la gripe a raya!

Obesidad y Sobrepeso

Un aumento de peso es de las consecuencias más visibles de una mala alimentación, pero su gravedad no sólo pasa de ser una cuestión estética, sino que la obesidad puede acarrear también otros problemas como el aumento del colesterol, la acumulación de grasas en las arterias, los problemas cardiovasculares, diabetes o una mayor presión sanguínea.

Si no eres capaz de equilibrar tu consumo de calorías con el nivel de actividad física, entonces aumentarás de peso. Cuando el aumento de peso conduce a una cantidad excesiva de grasa en el cuerpo, entonces aumentarás el índice de masa corporal y puedes llegar a ser obesa. Comer una amplia variedad de alimentos ricos en nutrientes es una combinación perfecta para controlar las calorías ingeridas y además, realizar actividad física regular… así evitarás el sobrepeso o la obesidad.

Insomnio y problemas en el carácter

Alimentos poco saludables

A consecuencia de una mala alimentación se pueden experimentar problemas de insomnio o de sueño poco profundo. Esto se debe a las comidas excesivas en la noche y como consecuencia de indigestiones. La deficiencia de nutrientes a su vez modifica el comportamiento y el carácter de aquellas personas que sufren problemas de depresión e insomnio. Una mala alimentación junto a una falta de descanso es un cóctel mortal que acaba derivando en graves problemas de salud (también mental).

Náuseas y fatiga

Una dieta desequilibrada e insalubre provoca una reducción de calorías, por lo que no consumir alimentos sólidos a diario puede tener unos efectos secundarios nada deseados. Los mareos, las náuseas y la fatiga junto con los dolores de cabeza son las consecuencias de una alimentación poco saludable. Creerás que estás enferma pero lo que ocurre es que estás mal alimentada.

Pérdida de masa muscular

Si estás llevando a cabo una dieta que no contiene las suficientes proteínas se puede llegar a padecer una pérdida de masa muscular. El cuerpo necesita de proteínas con las que construir y reparar los tejidos para seguir una serie de procesos. Si no consumes la proteína suficiente tu cuerpo consumirá de su propia masa muscular.

Diabetes

Pizza

Existe un riesgo potencial de una dieta desequilibrada y es padecer diabetes de tipo 2, especialmente cuando esa dieta conduce a una cantidad excesiva de ganancia de peso. El riesgo de la enfermedad se relaciona con la obesidad porque cuando más exceso de grasa se tiene hay más probabilidades de desarrollar diabetes de tipo 2. Manteniendo una dieta saludable y haciendo ejercicio regular puede disminuir el riesgo de padecer diabetes de tipo 2.

Problemas cardiovasculares

Los problemas cardiovasculares son complicaciones graves de salud en una dieta desequilibrada. Las dietas altas en grasa, colesterol y azúcar pero baja en frutas, verduras y granos enteros puede aumentar el riesgo de tener la presión arterial alta, de tener colesterol en la sangre y también de sufrir enfermedades coronarias y aterosclerosis (estrechamiento de las arterias).

Todo esto aumentará el riesgo de un ataque al corazón o de sufrir algún tipo de accidente cerebrovascular. Al igual que ocurre con la obesidad, comer muchas frutas y verduras, granos enteros y cantidades moderadas de alimentos saludables puede ayudar a prevenir y tratar muchos problemas cardiovasculares.

Osteoartritis

Una dieta desequilibrada puede aumentar el riesgo de padecer osteoartritis. Es una enfermedad degenerativa de las articulaciones. Como con la diabetes, esta enfermedad se asocia generalmente con el exceso de peso. Cuando una persona tiene sobrepeso o está obesa, estará poniendo más tensión en las articulaciones de las que su cuerpo puede tener, haciendo que los cartílagos se desgasten día tras día. Mantener un peso saludable podrá ayudar a evitar que esto ocurra.

La desnutrición

No comer una dieta equilibrada puede conducir a la desnutrición. Si la dieta que consumes no te proporciona en el cuerpo todos los nutrientes que se necesita para funcionar de una forma óptima es posible que caigas en una desnutrición. La desnutrición puede ocurrir incluso si en tu dieta sólo tienes deficiente un nutriente. Por este motivo es mejor comer una buena variedad de alimentos como frutas, verduras, legumbres, granos enteros, nueces, semillas, productos lácteos bajos en grasa, carnes magras, pescado, etc.

Es importante que para evitar una dieta desequilibrada puedas ser consciente de lo que comes y también de lo que no comes. Una vez que tomas conciencia de los alimentos que debes comer en tu dieta te darás cuenta de que con una alimentación saludable te sentirás mejor tanto por dentro como por fuera. En este sentido, es necesario dejar de lado de forma habitual los alimentos que son procesados o que tienen demasiada azúcar para poder tener una buena alimentación y que sea equilibrada.

 


Categorías

Nutrición

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *