Complejo de Edipo y de Electra, atracción de los niños hacia sus padres

Complejo de Edipo y Electra

Los niños desde muy temprana edad se declican más por uno de sus progenitores que por otro, y siempre se desarrolla de la misma forma, es decir los niños se acercan mucho más a las madres y las niñas hacia sus padres. Todo esto tiene una explicación científica denominada la teoría de la sexualidad.

Dicha teoría fue descrita por Sigmund Freud, el cual describió que el desarrollo de una persona se originaba a través de su sexualidad. Pero esta sexualidad no se refería al concepto de zona genital sino que abarcaba un abanico más amplio en la afectividad humana.

Una de estas tres fases es la que explica básicamente esta teoría de la sexualidad, la denominada fase fálica, la cual se situa entre los 3 y 5 años de edad, donde los pequeños ya sienten la curiosidad hacia su propio cuerpo, explorándolo y descubriendo sus genitales. Además, se sentirán atraídos hacia la diferencia entre sus sexos y el de los otros.

Complejo de Edipo

Complejo de Edipo y Electra

El complejo de Edipo se refiere al complejo amor que siente el niño por su madre. El niño siente un deseo erótico por su madre viendo al padre como un rival. Freud definió este complejo como el deseo inconsciente del niño por mantener una relación sexual con el progenitor del sexo opuesto (madre) y eliminar al del mismo sexo (padre).

Le puso el nombre de Complejo de Edipo por el mito griego de Edipo Rey, quién mató a su padre para luego casarse con su madre.

El niño adopta una actitud posesiva impidiendo a sus padres que tengan manifestaciones de cariño entre ellos. Esto es debido a que el niño está buscando una identificación y modelo de comportamiento. Una vez superada esta etapa, el niño tratará de parecerse a su rival, identificándose con él y volviéndose un modelo de vida.

Complejo de Electra

Complejo de Edipo y Electra

En este caso, se trata del amor lo siente la niña por el padre, viendo a la madre como una rival. Este nombre fue adjudicado por Carl Gustav Jung para designar la contrapartida del complejo de Edipo, por quién Freud no estaba muy de acuerdo.

El complejo de Electra es algo muy común en las niñas en algún momento de la infancia. Sin embargo, este enamoramiento de la hija hacia su padre puede llegar a más, generando una rivalidad hacia su madre. Aunque, esta etapa pasa desapercibida, ya que las niñas mantienen un vínculo muy estrecho con su madre, lo que dificulta la competitividad con ella.

Por ello, si la fase se resuelve con normalidad, la niña asumirá su derrota, asumiendo que el amor de su padre es su madre y ella se dispondrá a buscar el amor en otro hombre. Sin embargo, si no se resuelve puede resultar una anomalía patológica.

Complejo de Edipo y Electra

¿Cómo deben actuar los padres ante estos complejos?

Para que el niño y la niña superen esta etapa sin ningún tipo de trauma, los padres son el punto clave de apoyo para que estos encuentren su rol sexual adecuado. Por ello, se debe tomar esta etapa de forma positiva, sin darle mucha importancia.

Se ha de vivir como algo pasajero, aunque sin herir los sentimientos de los niños. Hay que ayudarle realizando todo tipo de actividades en familia, así como con otros niños, para que interactuen con personas distintas a las de su círculo.

En cuanto a los niños, seguirán aferrándose al cariño de sus madres, pero los celos hacia sus padres disminuirán al descubrir ciertas aficiones comunes con él, como por ejemplo el fútbol. En lo referente a las niñas, en torno a los 5 ó 6 años, se empezará a dar cuenta que es muy similar a su mamá, por lo que empezará a imitarla e identificarse con ella, olvidándose así de esta atracción hacia su padre.


Categorías

Educar hijos

Ale Jimenez

Me llamo Ale y soy Educadora Infantil. Colaboro en algunos blogs de AB relacionados con mis dos grandes pasiones, la cocina y los niños. No soy... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *