Cómo usar las cremas reductoras

La primavera se aproxima y somos muchas las que empezamos a cuidarnos más de lo normal. Nos vemos ya en la arena dorada de una playa, con bikini, “tostándonos” al sol y la imagen de nuestro cuerpo flácido o con algunos kilitos de más no nos gusta demasiado. Muchas de nosotras recurrimos entonces al ejercicio, a las ensaladas, a los dos litros de agua diarios y al complemento de las cremas reductoras o reafirmantes.

Sí, hemos dicho bien, el complemento de las cremas reductoras. Si no haces ejercicio, si no llevas una alimentación sana y equilibrada, olvídate de que la crema reductora haga milagros. Debes usarla como un complemento más y será más satisfactorio para ti ver los resultados progresivos en tu cuerpo. Nada de obsesionarte por adelgazar o tonificar tu cuerpo rapidamente (los resultados tardan en verse y es más trabajo de la constancia y de la fuerza de voluntad que de otra cosa), ve paso a paso, fíjate metas y lleva un progreso continuado pero sin obsesiones.

Así que antes que nada vamos a darte unos consejos sobre cómo cambiar los hábitos diarios en los que solemos fallar todas:

  • Bebe más agua: la hinchazón se debe en la mayoría de casos a una escasa ingestión de líquidos. Para reducir el volumen y sentirte más ligera bebe 2 litros de líquido al día: agua, caldos, infusiones, zumos, etc., pero nada de refrescos azucarados.
  • Come mejor: Haz 5 comidas diarias, respetando los tiempos entre ellas. No piques entre horas y mantén un buen equilibrio entre proteínas e hidratos de carbono. La fruta será tu aliada en los momentos de más hambre o necesidad.
  • Duerme bien: la falta de descanso dispara la hormona que abre el apetito y favorece la acumulación de grasas en el vientre. Para evitarlo, intenta dormir 8 horas al día. Un buen descanso es esencial para un buen funcionamiento diario

Y ahora sí pasamos a dejaros unos consejos y recomendaciones sobre cómo usar las cremas reductoras. Así que tomad nota.

Cosmética de alta precisión

El secreto de estos productos está en sus principios activos añadidos, los cuáles actúan combatiendo varios puntos:

  • Activos quemagrasas: la cafeína, el té, el ginseng, la carnitina, etc, son algunos de los ingredientes que mejor eliminan las grasas acumuladas ayudando a afinar la silueta. Si lo que quieres es quemar grasas (la piel de naranja) hazte con cremas reductoras que contengan algunos de estos principios activos.
  • Activos reafirmantes: al aplicar estos productos podemos apreciar en pocos días que nuestra piel se nota más firme y lisa, como si una malla envolviera nuestro cuerpo. Algunos de los ingredientes responsables de este efecto son: extracto de centella asiática, soja, algas, colágeno y retinol.

Elige lo que quieras combatir y a partir de ahí busca tu crema reductora ideal para dicha función. Te recomendamos sobre todo que acudas a una farmacia, suelen dar resultados mejores que los de perfumerías, o al menos a nosotras nos dan más confianza.

Eliminar-la-Flacidez

El masaje aumenta su eficacia

La crema reductora no vale con ponerla sobre nuestro cuerpo y aplicarla hasta su absorción sino que para aprovechar al máximo sus propiedades es necesario aplicarla de la forma adecuada, masajeando con los dedos en profundidad haciendo especial hincapié en las zonas más problemáticas.

  • Brazos firmes: a partir de los 35 años la mayoría de las mujeres notan como la piel de la cara interna de los brazos está flácida, lo cuál suele resultar bastante desagradable. Si este es tu caso debes redefinir los músculos de la zona y combatir la falta de elasticidad en la piel aplicando la crema reductora con movimientos verticales. También iría genial aplicar un día crema reductora y el día siguiente crema reafirmante, para así combatir ambas cosas.
  • Vientre plano: el abdomen es una de las zonas que soporta más cambios a lo largo de nuestra vida, sobre todo si has estado embarazada o has tenido continuos cambios de peso. A partir de los 40 años los excesos tienden además a almacenarse justo en esta zona. Si extiendes la crema reductora con masajes circulares siguiendo el sentido de las agujas del reloj la crema actuará mejor y verás antes los resultados.
  • Cintura definida: todas queremos tener la típica “cintura de avispa”. Aplica la crema con movimientos verticales en los dos lados del tronco, bajando un poco hasta la cadera (pero no demasiado). No te olvides de la parte central de la cintura por la parte de la espalda, ya que ahí también suele acumularse grasa.
  • Glúteos “para arriba” y afinamiento de las caderas: en estas zonas las células adiposas pueden aumentar su volumen hasta 20 veces facilitando la aparición de la celulitis y la flacidez. Para disolverlas aplica la crema haciendo círculos muy vigorosos y profundos en dirección ascendente. Es la grasa que más trabajo cuesta eliminar así que actúa con firmeza sobre ella.
  • Piernas de infarto: Para facilitar la circulación de retorno, extiende la crema desde las rodillas hasta la parte superior de los muslos, si sólo tienes grasa por esta parte. Si también notas piel de naranja de rodillas hacia abajo, aplica la crema reductora verticalmente hasta los tobillos.

reducir-cremas

Algo muy importante en lo que solemos fallar cuando nos proponemos aplicar este tipo de cremas es en la constancia de su aplicación. La crema reductora no nos hará ningún efecto si la aplicamos únicamente una vez por semana. Debes aplicarla como mínimo 5 veces por semana. No te preocupes por la hidratación de la piel, ya que estas cremas suelen llevar todas aceites hidratantes así que enfoca tu atención en la crema reductora y úsala lo máximo posible. El mejor momento para ello es de noche, minutos antes de irnos a dormir.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *