Cómo usar el aire acondicionado con un bebé en casa

aire acondicionado No cabe duda de que el aire acondicionado es el aparato estrella durante los meses de verano. A día de hoy es rara la persona que no tiene uno en su casa y que lo usa de manera habitual a la hora de hacer frente al calor y a las altas temperaturas del exterior. Sin embargo, los expertos en pediatría hacen hincapié en que los padres no deben abusar del aire acondicionado, en el caso de que tengan un bebé en casa.

En el siguiente artículo vamos a darte una serie de consejos para que uses de una manera adecuada el aire acondicionado y no perjudiques la salud del bebé

Temperatura ideal

El bebé debe encontrarse en una estancia en la que la temperatura sea la ideal. Se aconseja que dicha temperatura debe oscilar ente los 22 y los 24 grados. La diferencia entre la temperatura interior y exterior no debe superior a los 10 grados. Otro de las recomendaciones es la de evitar en la medida de lo posible los cambios bruscos de temperatura.

Cuidado con el flujo de aire

El bebé no puede estar donde haya un flujo directo de aire. Dicho flujo hace que el bebé quede expuesto de manera directa a problemas de tipo respiratorios. Es importante por tanto que el aparato del aire acondicionado esté dirigido en otra dirección a la que se encuentra el bebé.

Buen mantenimiento del aparato

Es importante mantener bien limpio el aire acondicionado. Antes de ponerlo en funcionamiento es bueno limpiar los filtros y eliminar toda la suciedad posible. Si ello no se hace hay un aumento de bacterias que puede causar problemas respiratorios al bebé.

Evitar el aire acondicionado a la hora de dormir

No es nada bueno el usar el aire acondicionado mientras el bebé está durmiendo. Es mucho mejor enfriar la habitación y apagar el aparato en el momento de acostar al bebé.

bebé-no-duerme-bien-por-el-calor

La importancia del humidificador

El aire que sale del aparato reseca el ambiente de la estancia en cuestión. Para evitar es aconsejable colocar un humidificador en la estancia donde duerme el pequeño. De esta manera se evita que las mucosas del bebé se resequen en exceso.

 Usar un manta ligera

Es normal que en pleno verano haya un gran contraste entre la temperatura de la calle y la del interior en establecimientos. Para contrarrestar dicha diferencia es bueno poner una manta ligera a la hora de entrar en un lugar cerrado. Con ello evitarás posibles problemas respiratorios como catarros.

En definitiva, no es aconsejable excederse en el uso del aire acondicionado cuando se tiene un bebé en casa. Las altas temperaturas y el calor hacen que muchos padres se excedan en el uso del aparato. En la medida de lo posible los expertos en el tema aconsejan no usar el aire acondicionado y optar por otras vías menos dañinas para la salud del bebé. Recuerda que el bebé es mucho más vulnerable desde el punto de vista de la salud que un adulto y puede quedar expuesto a infecciones que afecten a la garganta o a las vías respiratorias.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.