Cómo trabajar en casa las matemáticas con tus hijos en verano

Si hubiera que preguntar a los niños cuál es la asignatura que menos les gusta, sería sin duda las matemáticas. A pesar de tratarse de una materia muy importante ya que está presente en la vida del día a día, son pocos los niños que muestran gran interés por la misma. Los padres deben ser una parte importante aparte de los profesores a la hora de inculcar una materia tan necesaria y esencial en la actualidad.

Es por ello que debes tomar buena nota de una serie de consejos que te ayudarán a trabajar las matemáticas durante este verano con los más pequeños de la casa. 

Es bastante normal que los niños por sí mismos empiecen a familiarizarse con los números ya que están presentes en todo momento. Un niño de tres o cuatro años puede empezar a conocer con cierta facilidad los números por lo que a partir de esa edad es conveniente empezar a enseñarle el significado de tales números para ir introduciéndolo poco a poco en el mundo de las matemáticas.

Paciencia y constancia

Es bastante normal que al principio al niño le cueste comprender algún que otro concepto por lo que no debes perder la calma y enseñarle con mucha paciencia y constancia. El menor ha aprendido el aspecto abstracto de los números y a partir de ahora debe empezar a trabajar con un concepto más claro de los números, algo que seguramente le cueste al comienzo pero que con el tiempo terminará dominando a la perfección.

Herramientas adecuadas

A la hora de trabajar las matemáticas es bueno usar una serie de herramientas que ayuden a facilitar el estudio. El objetivo de dichas herramientas no es otro que el niño empiece a familiarizarse con las matemáticas y pueda ordenar los números de mayor a menor o relacionar cantidades del mismo color. A día de hoy puedes encontrar dichas herramientas en tiendas educativas o fabricarlas tú misma en casa.

Cantidades numéricas

A la hora de trabajar las matemáticas con tu hijo es importante empezar por conceptos básicos como son las cantidades o el conteo. Antes de empezar con las actividades escritas, el menor debe tener claro conceptos como “hay dos vasos en la mesa” o “tu tía tiene tres perros”. Una vez sepa contar y maneje perfectamente el tema de las cantidades numéricas es un buen momento para pasar al ámbito escrito de las matemáticas. Debes ayudar al niño a contar contigo para que le quede totalmente claro este concepto que es tan clave a la hora de iniciarse en las matemáticas.

Suma y resta

Una vez el niño sepa contar perfectamente y se maneje como pez en el agua con las cantidades, es aconsejable empezar a sumar y restar. Con dicha operación tan esencial en el campo de las matemáticas, el menor empezará a estar preparado para pasar al plano escrito.  Puedes enseñarle de una manera muy fácil y sencilla como es el coger una caja con juguetes y quitarle algunos y ponerle otros para que vaya familiarizando con  los conceptos de la suma y la resta.

De esta manera tan fácil y práctica puedes ayudar a tu hijo en el campo siempre complicado de las matemáticas. Mediante dichos ejercicios el pequeño se va a ir familiarizando con los conceptos más básicos de las matemáticas y de esta manera poder ir aprendiendo poco a poco. Aunque los profesores son los principales encargados de enseñar a tu hijo todo lo relativo a las matemáticas, tu labor durante este verano es esencial y crucial a la hora de introducir al pequeño en el maravilloso mundo de los números.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *