Cómo ser una madre ecológica en 2019

Reduce, reutiliza, recicla

Sí, uno de los retos que debes tener en mente es cómo ser un poco más ecológica. Este es un hábito y un valor que debes transmitir a tus hijos… ¡el cuidado del mundo y de nuestro planeta depende de ello! Es un trabajo común y social que nos dediquemos a cuidar de nuestro planeta, al fin y al cabo… ¡es nuestra casa!

Con la contaminación global como un tema candente, es normal que pienses que ya ha llegado el momento de ser una madre ecológica que enseñe a sus hijos a mejorar sus hábitos de cuidado de la naturaleza. Dicen que si quieres cambiar el mundo, entonces el mejor lugar para comenzar es en casa. Entonces, además de lo obvio, ¿cómo cambiar las pajitas de plástico por pajitas de papel?, ¿qué otros cambios puedes hacer en casa, junto con tus hijos, para ser menos derrochadores? Comienza por estos consejos.

Bolsas de compra reutilizables

En lugar de bolsas de plástico de un solo uso, es mejor cambiar a bolsas hechas de algodón orgánico o materiales reciclados. La mayoría de las tiendas tienen estas bolsas en exhibición en los cajeros. Una vez que hayas guardado tus comestibles, adquiere el hábito de doblar las bolsas y guardarlas nuevamente en el maletero de tu coche: de esta manera, ¡siempre las tendrá a mano cuando las necesites!

El almuerzo y los recipientes reutilizables

Puedes ahorrar dinero y evitar el exceso de desperdicios de embalaje al hacer el almuerzo para ti y tu familia en recipientes reutilizables! Este cambio no solo beneficiará al medio ambiente, sino también a tu salud, ¡es primordial!

Mejor sin toallas ni servilletas de papel

Sobre todo si tienes niños es posible que utilices rollos y rollos de papel para limpiar cualquier cosa, sobre todo después de que tomen zumos o hayan manchado con comida cualquier recipiente.

Los paños de limpieza de microfibra son más absorbentes y duran más, lo que significa que no solo salvarás el medio ambiente, sino que también ahorrarás dinero…

Congela las sobras

¡La comida no se tira! Así que aprende a derrochar menos comida (¡mejor si no derrochas nada!) y ahorrarás dinero. Tendrás sobras para las cenas o para momentos en los que no puedas cocinar. Una idea es congelar las sobras para otro momento y poner el nombre y la fecha del día de congelación en el recipiente, o también, usar esas sobras para la cena o la comida del día siguiente.

Ahorra agua

El agua es un recurso limitado y somos muchas millones de personas las que usamos el agua cada día para muchas cosas. Por eso, hay que tener conciencia de su importancia en la vida y ahorrarla siempre que sea posible. Esto es un trabajo de todos y todos, debemos poner de nuestra parte.

En busca de un nuevo hogar

Enseña a tus hijos ahorrar agua y opta por aparatos que ahorren agua para que te ayuden a hacerlo, ¡como un cabezal de ducha ecológico!

No te olvides del compost

El desperdicio de alimentos no debe estar en los vertederos. Los contenedores de compost modernos son elegantes, asequibles y no tienen olor, lo que significa que no tienes excusa para no hacer tu propio compost, ¡y dar de comer a tus plantas con tus sobras!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.