Cómo se debe controlar la ira en la pareja

ira pareja

La ira es un tipo de emoción que destruye por completo cualquier relación de pareja. Aunque el amor esté presente, la ira hace que la convivencia sea imposible y la infelicidad se instale por completo en dicha relación. Si no se produce un control de la ira, la relación termina por destruirse por completo.

En el siguiente artículo te mostramos cómo se puede controlar dentro de la pareja.

Los problemas de la ira en la pareja

Discutir de manera habitual y enfadarse a todas horas del día es algo que mina a cualquier relación. La felicidad deja paso por completo a la infelicidad, lo que lleva a la destrucción total del vínculo creado. La ira, los enfados, las peleas causan una gran infelicidad y malestar en las partes.

Se puede discutir con la pareja siempre desde el respeto y de una manera calmada. La ira hace que todo se descoloque y los conflictos se hagan cada vez más comunes en el día a día de la pareja. Es importante por ello el saber controlar la ira y saber gestionarla de una manera adecuada.

Cómo controlar la ira dentro de una relación

  • En primer lugar hay que dar con el problema que causa tales arrebatos de ira. Una vez dado con lo que causa dicha ira es bueno el pensar de una manera calmada y sosegada si realmente merece la pena estar enfadado. En la mayoría de los casos las situaciones surgen de simples nimiedades que hay que olvidar y dejar pasar.
  • Es bueno el pensar en ciertas soluciones que no perjudiquen el bienestar de la pareja. No merece la pena el dejarse llevar por la ira y pensar en la importancia de la relación de pareja. En estos casos el mostrarse paciente a la vez que relajado resulta clave para que la cosa no incida de manera negativa en el buen devenir de la pareja.
  • El control es otro de los aspectos a la hora de conseguir que la ira no perjudique la relación de pareja. Antes de explotar hay que saber pensar y calibrar las posibles consecuencias para la pareja de dichos ataques de ira.
  • El saber empatizar con la pareja es algo que puede ayudar a gestionar la ira.
  • Es bueno dejar de lado por completo aquellos pensamientos que sean egoístas a la vez que irracionales. No se puede echar la culpa por toda a la otra persona.

mentiras

  • Hay que saber aceptar a la pareja tal y cómo es, tanto con sus virtudes como con sus defectos. En la tolerancia y en la generosidad está el poder llevar una bonita relación son gritos ni enfados.
  • Hay que dejar de lado los pensamientos negativos y tener una mente positiva.
  • Las muestras de afecto deben ser continuas para fortalecer el vínculo creado.
  • Hasta que no se sepa gestionar la ira es esencial evitar diferentes situaciones de conflicto con la pareja.
  • Hay ciertas medidas de relajación como es el caso del yoga o la meditación, que pueden ayudar a liberar ciertas tensiones y controlar ciertas situaciones que son perjudiciales para la relación de pareja.
  • En aquellos casos en los que la ira persiste a pesar de esfuerzo de la partes por evitarla, se puede acudir a un profesional para que ayude a solucionar tal problema. Son muchas las parejas las que deciden realizar una terapia con el fin de conseguir aplacar la ira de una de las partes.

En definitiva, la ira es un emoción que puede llegar a destruir a una determinada pareja. No es de recibo el pelearse a todas horas y convertir la convivencia en un auténtico campo de batalla. Con el paso del tiempo los estallidos de ira hace que sea difícil para la pareja el poder llevar una vida conjunta basada en la felicidad. Es por ello que resulta esencial el saber gestionar la ira y solucionar las diferentes disputas de una manera racional y calmada.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.