Cómo sanear el cabello sin pasar por la peluquería

Somos muchas las mujeres que decidimos pasar por la peluquería cuando vemos que nuestro cabello tiene poca o ninguna solución, debido a que lo tenemos demasiado seco, las puntas abiertas, muy encrespado debido a la coloración, etc. Y son pocas las peluquerías que deciden darnos un tratamiento evitando así el a veces indeseado corte de pelo. Entonces, ¿qué podemos hacer para evitar pasar por peluquería, ahorrar un dinero y a la vez, no tocar el largo de nuestro pelo? Tenemos una solución: ¡Hidratarlo en casa!

El proceso es realmente sencillo y fácil. Si nuestro pelo está seco, lo notamos sin vida y apagado, no tiene nada de brillo y además cuesta horrores desenredarlo cuando nos lavamos la cabeza, está pidiendo a gritos un aporte extra de hidratación.

En el mercado venden innumerables productos para conseguir este resultado: mascarillas, cremas suavizantes, champús especiales para cabello seco, geles sin parabenos, aceites reestructurantes, etc. Diríamos que cada marca tiene su línea especializada para este tipo de cabellos sin vida. Pero muchas veces, la publicidad es engañosa y no conseguimos toda esa hidratación prometida en los envases. ¿Qué hacemos entonces? Pues si un solo producto no sirve, ¿qué tal si probamos con varios a la vez?

Pasos para realizar nuestro cocktail de hidratación capilar:

  1. Buscamos un bol de coloración y una brocha con la que normalmente nos aplicamos el tinte en casa. Si no tenemos por cualquier razón, un recipiente pequeño de plástico nos puede servir.
  2. Buscamos en las estanterías del baño, de la habitación o en el neceser, donde habitualmente guardamos nuestros productos de belleza, todos aquellos productos capilares que sirvan para hidratar, desde mascarillas, hasta aceites.
  3. Cogeremos esos productos y verteremos una pequeña cantidad de cada uno de ellos, en el bol que previamente hemos cogido. Sirve el aceite de almendras dulces, el aceite de argán, el aceite de karité, el aceite de rosa mosqueta, las mascarillas hidratantes o las cremas suavizantes que normalmente tenemos por casa y aquellos otros productos que sirven para alisar el cabello como la keratina o el famoso oro líquido del que tanto se habla últimamente en los foros de belleza.
  4. Una vez tengamos esos productos en el bol, removemos bien hasta conseguir una mezcla homogénea.
  5. Separaríamos nuestra cabello en dos mitades iguales y lo cepillaríamos bien para quitar posibles enredos. Posteriormente aplicaríamos la mezcla con la brocha desde la mitad del pelo hasta las puntas. Nunca por las raíces ni por la parte superior de la cabeza, puesto que esa zona es mucho más grasa que el resto del pelo.
  6. Una vez tengamos toda la mezcla aplicada por las zonas anteriormente dichas, nos cogeríamos un moño con todo el cabello y aguantaríamos, a ser posible, toda la noche con el producto aplicado. El truco para conseguir un cabello sano y brillante no es sólo buscar productos que aporten hidratación a nuestra melena sino tenerlo puesto el tiempo suficiente para que el cabello absorba todos los nutrientes que este requiere. Si no es posible tenerlo toda la noche, cuantas más horas lo tengamos mejor.
  7. A la mañana siguiente, nos lavaríamos el pelo con total normalidad y después del champú volveríamos a aplicarnos una mascarilla. Pero esta vez, con un sólo producto sería suficiente. No habría que volver a hacer la mezcla. Y un último truco, es no enjuagar totalmente esa última mascarilla puesta, sino dejar algo de ella por el pelo, aunque no excesiva.

Con estos pasos, no haría falta ni pasar por peluquería para cortar por lo sano ni darnos en ella un caro tratamiento de hidratación. Lo tendríamos hecho desde casa y con productos que ya tendríamos nosotras mismas.

Si por casualidad no disponéis de estos productos, otra forma de dar brillo al cabello y dejarlo suave e hidratado es con la siguiente receta:

  • Vierte en un bol como tres o cuatro cucharadas soperas de aceite de oliva, la clara de un huevo y una cucharada sopera de miel.
  • Mezcla todos los ingredientes y a continuación aplica la mezcla con las manos desde la mitad del cabello hasta las puntas.
  • Dejaremos actuar una hora y a continuación lavaremos el cabello con total normalidad.

Este es un remedio casero para aquellas personas que no dispongan de productos cosméticos a mano. La clave está en el aceite de oliva, que es el que aportará mayores dosis de hidratación y brillo al cabello.

Para que la hidratación conseguida nos dure más y el pelo no se nos dañe tanto podemos seguir a partir de ahora los siguientes consejos:

  1. No abusar de secadores ni planchas. A día de hoy es difícil, ya que a todas nos gusta vernos el pelo liso o con un rizo bien definido debido al secador, pero hemos de saber que todos los utensilios que utilizamos de calor, le quitan el agua y por tanto la hidratación al cabello.
  2. No teñirnos ni decolorar mucho el pelo.
  3. Usar un spray o protector térmico antes de usar plancha o secador y en la época de verano antes de salir de casa.
  4. Usar champús sin parabenos ni siliconas: Los parabenos y siliconas hacen que nuestro cabello superficialmente parezca sano, se vea menos encrespado y parezca más brillante. Pero la realidad es bien distinta. Estos productos, a la larga, hacen que nuestro pelo se vuelva pajizo, opaco y seco. Esto es debido a que las siliconas y parabenos taponan la cutícula del cabello, evitando así que entren nutrientes, asfixiando de esta forma a nuestro pelo.

A partir de ahora, ¡a lucir una melena sana y cuidada!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *