Cómo sacar una astilla

retirar astilla de los dedos

Seguro que en algún momento de tu vida te has clavado una astilla. Se trata de un trozo de madera, vidrio o incluso metal que se puede incrustar en la piel. ¿Quieres saber cómo sacar una astilla? Lo cierto es que se tata de algo habitual y no está de más que sepamos cómo actuar en caso de que nos suceda.

La notaremos porque con solo el roce de la piel, ya nos va a doler. Es bastante molesto, lo sabemos, e incluso doloroso en algunos casos. Por ello, necesitamos actuar cuanto antes. Cierto es que cuando se trata de una astilla grande, lo mejor es consultar al médico y que sea él quien la retire, para evitar males mayores.

Cómo sacar una astilla con alfiler o pinzas

Dos de los instrumentos que vamos a necesitar a la hora de sacar una astilla son tanto las pinzas como un alfiler. Siempre dependerá del tamaño de la astillas así como de la manera en la que esté enterrada. Antes de pasar a la extracción, siempre hay que lavar bien las manos así como la zona de piel que rodea la astilla.

Te lavarás con agua y jabón, secando bien. Luego, vamos a esterilizar el utensilio que usemos, es decir tanto las pinzas como el alfiler. Lo haremos con la ayuda de un poco de alcohol y lo remojamos en él. Intenta tener siempre una buena iluminación antes de comenzar. Si hay una capa fina de piel antes de llegar a la astilla, vamos a tener que retirarla ligeramente con el alfiler o aguja. No te preocupes porque no dolerá. Cuando la astilla ya esté visible la retiramos con las pinzas. Si ves que se extrae toda, perfecto, pero si se rompe es mejor acudir al médico.

Cómo sacar una astilla

Cinta adhesiva para quitar astillas

Otro de los pasos eficaces que podemos dar para sacar una astilla es con cinta adhesiva. Claro que para ello, las astillas tienen que ser mucho más finas. Es decir, aquellas que proceden de las plantas, por ejemplo. En este caso, será todavía más sencillo que el paso anterior. Eso sí, recuerda lavar siempre los alrededores de la zona así como tus manos. Luego, cortarás un trozo de cinta aislante y lo pegarás sobre la astilla. No presiones demasiado porque la astilla podría clavarse más. Así que, una vez que la cinta esté pegada, retira en la misma dirección que está clavada la astilla y seguro que saldrá pegada a ella.

Cómo curar la herida hecha por una astilla

Si ya tenemos la astilla fuera, es una buena noticia. Pero ahora queda la parte en la que debemos cuidar o tratar la herida. No suele ser demasiado grande, por lo que en un par de días ni nos habremos acordado de ello. Aún así lo que debemos hacer es que, una vez retirada la astilla, necesitamos limpiar bien la zona.

curar herida de astilla

Para ello, nada como colocarla bajo un poco de agua templada. De este modo, le estaremos diciendo adiós a toda posible bacteria que se haya acomodado en la zona. En ocasiones puede sangrar un poco pero es algo muy ligero. Claro que si notas que va a más, entonces debes consultarlo con un médico. Puedes aplicar también alguna crema antibacteriana que te recomendarán en la farmacia.

Para evitar que sigan llegando bacterias de diferentes sitios, no está de más el vendar la zona afectada. Para ello con un poco de gasa o esparadrapo tendremos suficiente. Claro que muchos de nosotros optamos por las tiritas de toda la vida, quienes nos sacan de un gran apuro. Ahora ya sabes cómo actuar y cómo curar una herida hecha por culpa de las astillas. ¿Te ha pasado en alguna ocasión?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.