¿Cómo saber si una niñera es buena para los niños?

En la mayoría de los casos el trabajo hace que los padres contraten a una persona para que se quede con sus hijos durante su ausencia. Antes era labor de los abuelos quedarse con los nietos, esto sigue ocurriendo en determinadas ocasiones pero cada día estos tienen su vida propia y no disponen de mucho tiempo para hacer de canguro y sus hijos no quieren tampoco molestarles.

Por esta razón, eligen a una niñera para que haga la labor de cuidadora y educadora a la vez, para que así el pequeño esté entretenido y aprenda algunas cosas de su desarrollo. Sin embargo, no todos los padres se quitan de la cabeza que exista la posibilidad de que corran peligro ante una desconocida.

Cada día hay muchas noticias en las que los niños se ven envueltos en situaciones poco favorables para ellos mismos, por lo que resulta aún más difícil contratar a alguien de confianza para que eduque, proteja y cuide de lo que más quieres en este mundo. Así que la decisión de elegir a una niñera debe de hacerse con tiempo y teniendo en cuenta muchos aspectos.

¿Qué aptitudes debe tener una niñera?

  1. Hacer la búsqueda con antelación – Para elegir a una buena canguro lo recomendable es asesoraros por amigas íntimas o de confianza. Preguntar a algún familiar o amigo si conoce de alguien allegado y capacitado para que se quede con los pequeños es muy buena elección para evitar cualquier problema.
  2. Anteriores experiencias – A la hora de hacer una pequeña entrevista con la niñera es recomendable que le preguntéis dónde ha trabajado anteriormente y qué tipo de trabajo hacía con los niños. De esta manera, sabréis como es la persona en cuestión, aunque si viene recomendado por una amiga podéis corroborar estas experiencias.
  3. Disciplinaria ante todo – La apariencia física es uno de los primeros impactos que dice mucho de una persona, por lo que esto junto con la puntualidad son dos factores a observar para saber si la niñera es responsable. Además, esta debe tener una actitud cariñosa y amable.
  4. Titulación – Para ser niñera no hace falta tener un máster en educación pero si es recomendable que la persona que esté a cargo de los niños tenga alguna titulación en cuanto a cursos con niños y demás, para que así el pequeño pueda aprender jugando.
  5. Rutina diaria – A la hora de contratar a una niñera debéis dejar claro qué trabajo queréis que siga, como por ejemplo, llevarlos al parque, dibujar y jugar con ellos, bañarlos y darles de cenar,etc. Actividades rutinarias claras para que luego no hayan problemas ni malentendidos.

Señales de que la niñera no es apta para estar con tus hijos

Como las niñeras pasan mucho tiempo con los niños, los papás no pueden ver lo que realmente se hace con ellos. Sin embargo, existen alguna serie de señales en los que determinar si nuestra canguro hace o no bien su trabajo y cuida a la perfección a los pequeños.

  • El pequeño se ve asustado – Los niños pequeños ante personas nuevas siempre lloran y hacen berriches durante algunos días. Sin embargo, si se muestra temeroso y triste durante bastantes días ya puede ser motivo de preocupación e investigación. En ciertos casos se da que los niños no establecen una afinidad con sus cuidadoras, o esta no le brinda ese apoyo cariñoso y acogedor que el pequeño necesita.
  • Es bastante reservada con su trabajo – Lo normal al llegar a casa es preguntar al niño y a la cuidadora qué han echo durante tu ausencia. Si esta evade el tema y no te da explicaciones concisas de su trabajo es que puede esconder algo.
  • El pequeño ha sufrido accidentes que podían evitarse – Los caídas y accidentes en los pequeños son frecuentes y pueden ocurrir en determinadas ocasiones, sin embargo, si ocurren con demasiada frecuencia puede ocurrir que la niñera no esté vigilando bien al niño.
  • Tu hijo se siente cansado y hambriento – Si cuando regresas del trabajo el pequeño come ansiosamente y está desganado y con bastante sueño puede que la canguro no esté respetando los horarios de alimentación y siesta.

Ventajas de tener a una niñera

Pero no todo es malo ni sospechoso en las niñeras puesto que estas también tiene sus ventajas en relación con los niños. En el día a día los niños adoptan un vínculo afectivo muy fuerte con sus cuidadoras, incluso después de que la relación laboral haya terminado.

Una canguro que lleva muchos años cuidando a unos niños al final se convierte en alguien especial, como de la familia, en la que se puede confiar y pedir algún favor de vez en cuando. Además, al estar en casa el niño se sentirá cómodo y agusto puesto que tiene al alcance de la mano sus juguetes para poder jugar con su amiga-niñera.

Por otro lado, al tener una titulación, por muy baja que sea esta, puede ofrecer al pequeño, además de cuidados y protección, juegos y actividades que favorezcan su estimulación y desarrollo.


Categorías

Consejos mamás

Ale Jimenez

Me llamo Ale y soy Educadora Infantil. Colaboro en algunos blogs de AB relacionados con mis dos grandes pasiones, la cocina y los niños. No soy... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.